Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lorena Gil López

A contracorriente

L. Gil López

Mi madre no es el alcalde ni quiere, pero...

Actividad en el «vacunódromo» instalado en Ciudad de la Luz, en Alicante. | HÉCTOR FUENTES

Actividad en el «vacunódromo» instalado en Ciudad de la Luz, en Alicante. | HÉCTOR FUENTES

Andan los compañeros que pasan de los 50 años en la redacción del periódico preguntándose unos a otros si han recibido el mensaje o la llamada de Sanidad con la cita para vacunarse, ahora cogen cualquier llamada de número desconocido que reciben, con el consiguiente chasco porque no es la ansiada noticia sino la operadora o aseguradora de turno para venderte su producto. Y ahí estoy yo, mirándoles con envidia no exenta de perplejidad, una semana más mi madre de 71 años se ha quedado fuera, no ha recibido la vacuna. Le cuento que el alcalde de València puso un mensaje en una red social (si le digo que es Twitter dudo que sepa de qué le hablo) para quejarse de que con 73 años no había sido llamado para vacunarse y, casualidades de la vida, al día siguiente a las 7:45 horas recibió el mensaje y ya está vacunado. «Claro, como yo no soy alcalde no me llaman, pues tengo el mismo derecho que él», me dice indignada. Para colmo, la Conselleria anuncia que ha terminado de poner vacunas a todo el grupo de edad de 70 a 74 años. Eso sí, aquellos que no hayan sido citados que llamen al centro de salud. Ni corto ni perezoso, mi padre realizó el viernes ocho intentos, hasta que le cogieron el teléfono. La respuesta me recordó a Larra y su «vuelva usted mañana» de hace casi dos siglos (hay cosas que no cambian por mucho tiempo que pase), esto es, los datos están correctos, ya la llamarán. Y sale ahora Castilla-La Mancha con que los de 30 a 39 años serán vacunados en junio. Más parece un concurso entre comunidades para ver quién se pone antes la medalla. No es eso, políticos, no es eso. Todo sea que cuando estas líneas estén publicadas ya hayan llamado a mi madre, que no quiere ser más que el alcalde, pero tampoco menos. Me las tragaría gustosamente.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats