Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Pedro De Silva

Expolítico

El borde Carrère

Emmanuel Carrère.

Emmanuel Carrère.

Desde cualquier tipo de creencia es difícil no detestar a Emmanuel Carrère, premio “Princesa de Asturias” de las Letras. Toda creencia es un pack, cerrado por sus bordes, y Carrère se mueve por la parte de fuera, jugando a ratos con el espacio exterior (la locura). Desde cualquier credo literario, igual: Carrère no respeta géneros, códigos ni cánones, y su punto de vista se está moviendo siempre. Lo suyo es el rigor, o un rigor aparente, pero puede aplicarlo con pasión al reino de Dios, la mente visionaria de un escritor de ciencia ficción como Philip K. Dick o el aventurerismo político más borde, caso del marxista-leninista-fascista Limonov. En ese andar por los bordes, Carrère tal vez busque, husmeando como un sabueso, los rastros del prodigio, o sea, la grieta en la vasija que nos tiene dentro. Incluso odiándolo, una vez que uno ha leído a Carrère no le será fácil no volver a hacerlo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats