Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lorena Gil López

A contracorriente

L. Gil López

Otro tsunami en Ciudad de la Luz

Vacunación frente al covid en las instalaciones de Ciudad de la Luz de Alicante

Vacunación frente al covid en las instalaciones de Ciudad de la Luz de Alicante

En Estados Unidos han llegado a ofrecer hamburguesas y patatas fritas gratis para animar a los ciudadanos a vacunarse contra el covid. En mi caso no hacía falta incentivos de este tipo: el jueves me levanté emocionada y el día se hizo extrañamente largo hasta la hora de vacunarme. Tenía cita a las 18.24 horas en Ciudad de la Luz, pero me fui con tiempo de sobra, una hora y media antes, porque no podía aguantar más en casa y por miedo a encontrarme con atascos y no llegar a tiempo. Resultado: a las 17.25 entraba por la puerta y procedía a vacunarme.

Una vez puesta, tuve que estar quince minutos sentada en una silla, en una nave en la que habría unas cien personas aguardando el paso de los minutos para marcharse. Y ahí seguía yo, emocionada, mirando las caras de la gente, unos con el móvil, otros con un libro, los menos hablando por teléfono.

Donde antes estaba Naomi Watts hay ahora cientos de héroes de la pandemia poniendo vacuna tras vacuna

decoration

Y recordé que hace ya más de una década se rodó aquí «Lo imposible», esa impactante película en la que el cineasta español J. A. Bayona nos trasladó de forma magistral al tsunami que devastó Tailandia en 2004. Y donde Naomi Watts se había sumergido en el agua para recrear el paso de una gigantesca ola había ahora cientos de héroes de la pandemia, sanitarios que siguen sacando fuerzas, tiempo y paciencia para poner vacuna tras vacuna, sin una mala cara, con una sonrisa.

Me sentí una estrella, sí, porque así me lo hicieron sentir. Por Ciudad de la Luz está pasando ahora otro tsunami, pero no de destrucción y muerte, esta vez es de esperanza e ilusión.

Lo único malo del día es que cuando me levanté fui una cobarde, lo reconozco, y no me atreví a aplaudir a todos los sanitarios, que son las verdaderas estrellas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats