Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Ortuño

El curso del covid desde el pupitre

Estudiantes de Bachillerato.

Estudiantes de Bachillerato.

Se acabó el curso académico 2020/21; el curso del covid. Motivo suficiente para que en cualquier instituto, cualquier docente le pida a sus chicos y chicas de 1º de bachillerato una opinión, una reflexión profunda sobre este curso tan insólito, tan raro. Aquí os dejo un puñado de sentimientos, sensaciones, vivencias y experiencias que alumnos de 16 y 17 años han plasmado en unos folios. Con nombres imaginarios, solo tengo que señalar que: “ni son todos los que están, ni están todos los que son”.

(Amparo). “Febrero fue un mes algo duro, yo hasta arriba de exámenes, mi padre ingresado en un hospital con COVID. Fue algo duro, pero supimos llevarlo”.

(Bea). “Me parece surrealista todo lo que hemos pasado y estamos pasando, es más, sigo acostándome en mi cama por las noches y, a veces, pienso que es un simple sueño”. “Este año no veo sonrisas de verdad, no veo alegría en las calles, ni en el instituto, no veo a la gente feliz”.

(Carlos). “El primer trimestre me esforcé tanto que la depresión que sufría desde el confinamiento, desde el verano, se duplicó y me veía muy agobiado, estresado e irritado”

(Diana). “Para empezar 2020 ya empezó torciéndose debido a otros problemas personales que hicieron que yo emocionalmente estuviera inestable y la pandemia solo lo empeoro”.

(Eloy). “El curso ha sido un reto para los profesores, mantener a los alumnos animados ha sido muy complicado”, “Esta situación me hace dudar sobre si no hubiera covid-19 si conseguiría aprobar como lo estoy haciendo”.

(Fran). “Este curso puedo decir que no ha sido un camino de rosas. He pasado momentos difíciles, pero me quedo con lo bueno, con lo que he aprendido, con los momentos divertidos, de risas y sobre todo con la gente buena que he conocido que no ha sido poca”.

(Geli). “Con solo nombrar el curso 2020/21 ya se me viene a la mente una lluvia de conceptos relacionados con incertidumbre, preocupación y agobio”. “Lo mas extraño fue no poder ver la cara de tu compañero y profesores porque hay veces que una sonrisa o incluso una expresión dice mucho mas de lo que te puedan trasmitir mediante el uso de la palabra”.

(Helena). “Este curso creo que ha sido un año de cambios, creo que nos ha cambiado a todos la forma de pensar y de vivir, y creo que nos ha ayudado a madurar”.

(Isabel). “Durante el confinamiento me di cuenta de la vida que llevaba antes, de las pequeñas cosas que no valoraba y que como lo que yo había normalizado durante mi vida era más valioso de lo que yo creía”.

(Jesús). “El COVID llego a España ya en el 2020. En ese tiempo yo cursaba 4º de la ESO. Ese año fue muy complicado para mi ya que cogí Ciencias y ese año no me fue nada bien. Gracias al virus conseguí pasar de curso”.

(Katia). “Se terminó este curso que me ha causado sentimientos muy negativos, un curso lleno de dolores y frustraciones y me alegro de que termine porque no aguantaba más”.

(Lidia). “La cosa se iba alargando, las clases on-line seguían, los aplausos a los sanitarios, los días largos en casa, las charlas de Fernando Simón -intentando calmarnos-… ahí comencé a encontrarme en un estado de ansiedad bastante preocupante, lloraba todos los días”.

(María). “Al principio todos nos lo tomamos con muy poca seriedad, me acuerdo de escuchar a mi familia y amigos - ¿Coronavirus? ¿eso qué es? -, -Tranquila esto va a acabar en menos de dos semanas – seguro que es un plan del gobierno – Yo no voy a ponerme mascarilla – Todo es mentira, el coronavirus no existe -. Muchas dudas y conspiraciones pasaban por nuestras cabezas. Este año nos dimos cuenta de que efectivamente se paró el mundo y con él, el mío”.

(Nadia). “Al final del primer trimestre prácticamente todos los días se nos informaba de un nuevo positivo en el instituto. Ver como otros compañeros, profesores o familiares caían enfermos no ayudaba a calmar la ansiedad que sentíamos”.

(Olga). “He de decir que todos los profesores han aportado algo muy bonito en mi porque aun llevando la mascarilla se podía notar cada sonrisa que te regalaban y que te hacia mas llevadero el día. Así que puedo decir que no me arrepiento de haberme dado otra oportunidad de haber vuelto a cursar 1º de bachillerato porque a veces las segundas partes también son buenas”.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats