Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

Documentales de casa

Fotograma del documental "Palabras para un fin del mundo".

Fotograma del documental "Palabras para un fin del mundo".

El espectador se quejó de que la mayoría de los documentales que emitía La 2 no eran de producción propia, y el director de la cadena, el bueno de Samuel Martín Mateos, enfadado, contestó al televidente que estaba mal informado y revisase la parrilla.

Sucedió en RTVE responde, y en realidad ambos tenían razón. Es cierto que si no fuese por La 2 no podríamos ver documentales de producción propia, y ahí está la lista de títulos que hemos podido disfrutar esta temporada para demostrarlo: todos los del contenedor Imprescindibles; los programados en fin de semana, Jardines en la Historia, Atlántico, Ruta Vía de la Plata y Ruralitas. E incluso algunos más dentro de Documaster, como el dedicado a Miguel de Unamuno Palabras para un fin del mundo, que salió en antena esta semana.

Pero una cosa es la teoría y otra la práctica. O mejor dicho. Una cosa es lo que hace y otra la que se percibe. Y el señor que envió la queja al Defensor del Espectador tenía más razón que un santo. Argumentaba que cuando él sintoniza La 2 por la tarde, su canal de cabecera, después de Saber y ganar y los documentales de animales, ha llegado a encontrarse este mes de junio con tres documentales franceses seguidos y después con uno italiano. Podríamos ponerles nombres.

Añado yo que no solamente hay que ser honrado, sino aparentarlo. Si el sábado de buena mañana ya me encuentro con docus extranjeros, y a media tarde, y a la hora de la cena con los viajes de Michael Portillo, y las mañanas de los días laborables, en las sobremesas, y en las reposiciones de las madrugadas, alguna razón habrá que darle a este espectador. Todo es mejorable, querido Samuel.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats