Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Rábago

Jeff Bezos, “¡no vuelvas!”

Jeff Bezos se centrará en la industria aeroespacial.

Jeff Bezos se centrará en la industria aeroespacial.

No han dejado de sumarse firmas a un hiperbólico llamamiento lanzado en la plataforma digital Change.org para que el hombre más rico del mundo se quede para siempre en el espacio.

El estadounidense Jeff Bezos, fundador de Amazon se propone hacer un viaje turístico espacial el 20 de julio y a muchos les gustaría al parecer que no regresara a la Tierra.

El impulsor de tal petición considera ese tipo de viajes una auténtica “bofetada a la clase trabajadora”. Él y quienes tratan de emularle en esa aventura deberían dedicar sus miles de millones a mejores causas.

Sus múltiples detractores acusan a Bezos de haber hecho su inmensa fortuna, que la revista de los ricos Forbes calcula actualmente en cerca de 200.000 millones de dólares, a costa no sólo de sus empleados, sino también de sus competidores.

Según documentos obtenidos por el portal de internet ProPublica, Bezos, al igual que los 25 estadounidenses más ricos apenas han pagado impuestos a Hacienda y hubo años en que supuestamente no pagó ninguno.

Como denunció el veterano senador demócrata y frustrado aspirante a la candidatura de ese partido a la Casa Blanca Bernie Sanders, “los ricos tienen dinero, los ricos tienen poder, tienen también lobistas y no pagan lo que deben al fisco”.

Lo más parece preocupar, sin embargo, al Gobierno estadounidense, sin embargo, no es la evasión de impuestos sino son las filtraciones: un portavoz del Tesoro ha encargado al FBI que intente averiguar quién es el responsable.

Se trata de matar al mensajero, como en los casos de Julian Assange o de Edward Snowden, a quienes la Justicia norteamericana persigue por haber revelado al mundo los atropellos por la superpotencia de los derechos humanos o las leyes de la guerra.

Para la también senadora y ex aspirante demócrata a la Casa Blanca Elizabeth Warren, el viaje espacial de Bezos “lo financiarán todos los norteamericanos que pagaron sus impuestos para que él no tuviera que hacerlo”.

Bezos es seguramente la persona que más provecho ha sacado en todo el mundo de la actual pandemia gracias al mayor recurso de los ciudadanos a Amazon durante los confinamientos.

El año pasado el negocio le fue tan bien a la empresa que contrató a medio millón de trabajadores adicionales, sus acciones se dispararon en bolsa y la fortuna personal de Bezos aumentó en más de 70.000 millones de dólares.

La valoración actual de la compañía fundada por quien empezó como proveedor de libros por internet desde un garaje en la ciudad de Seattle, 1,7 billones de dólares.

Con los años, Amazon se ha convertido en una especie de almacén universal que permite llegar a cualquier persona, donde quiera que viva, lo que necesite y, además, en un mínimo de tiempo.

Amazon ha ampliado sus actividades al comercio estacionario, se dedica a la venta de su propio material electrónico, ofrece servicios de vídeos a semejanza de los de Netflix, para lo que se permitió incluso comprar el centenario estudio de la Metro Goldwyn Mayer, por el que pagó 8.400 millones de dólares.

Y algo que apenas tiene nada que ver con el comercio por internet, pero que es altamente rentable como son sus servicios de almacenamiento en la nube (AWS).

Pero la compañía de Bezos ha sido acusada de abusar de su poder dominante para intentar acabar con la competencia, imponer condiciones leoninas a sus socios y explotar y vigilar continuamente para no permitirles siquiera un respiro a quienes trabajan en sus centros logísticos. A la vista de todo ello, ¿debería extrañarnos la extravagante petición en Change.org?

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats