Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

En pocas palabras

Antonio Sempere

Agua de borrajas

Biblioteca Azorín

Biblioteca Azorín

Sucedió hace muy pocos meses. El entonces ministro de Cultura, Uribes, tuvo el gesto de visitar la Biblioteca Azorín, en el Paseíto de Ramiro. A las puertas del recinto hizo unas declaraciones en las que afirmó que las obras de rehabilitación, que durarán cuatro años, se iniciarían en breve.

Y yo me pregunté en este mismo espacio, con mucha incredulidad, donde estaría Uribes en 2025, dónde habrían quedado sus palabras, y qué estado estaría mi Biblioteca Municipal de cabecera. No ha habido que esperar mucho para que mis palabras cobren sentido, y para que aquella tarde vivida en cierto modo como un ‘Bienvenido, míster Marshall’ vuelvan a estar de plena actualidad.

Habrá que informar a Miquel Iceta de que la Biblioteca Pública del Estado de Alicante existe, que tiene las obras de rehabilitación aprobadas desde 2008, y que su estado actual es lamentable. La visita de Uribes solamente sirvió para adecentar algo la sala de préstamos, a la que todavía no se puede acceder.

En Alicante se esperan órdenes de arriba (en este caso arriba es València, puesto que la Biblioteca la gestiona la Generalitat Valenciana) en todas las cuestiones relacionadas con el Covid. Por ejemplo, y no es un ejemplo menor, el caso de los guantes, obligatorios para tocar los libros y para leer la prensa.

Es decir, que yo puedo ir a la Casa del Libro, a la FNAC, a 80 Mundos, o a Pynchon y ojear y hojear los libros con las yemas de mis dedos sin problemas. Libros que después adquirirán otros clientes. Y en la Biblioteca tengo que leer la prensa con guantes hasta que los de arriba, los de València, den permiso. Qué pensaría Miquel Iceta de esto si se enterara.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats