Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manifestaciones en Cuba.

Manifestaciones en Cuba.

Hay que ir allí y ver las dos Cubas. La de los turistas, la de Hemingway, Floridita, la Bodeguita, la del malecón, la del son cubano, la de las sonrisas pícaras por un dólar y la Cuba de las aldeas y pueblos donde el turismo no llega, donde cada cierto tiempo les queman los secaderos de hojas de tabaco para hacer puros y no prosperar, porque en Cuba, no hay más nadie que nadie excepto los que mandan y sumisos al régimen.

Hay que hablar con sus gentes. Hay que leer en sus ojos acuosos la falta de libertad, autonomía, independencia estatal que padecen. Unos te cuentan lo que sufren y han sufrido. ¿Cuánto durará esto? Preguntan. Otros son privilegiados porque pertenecen al aparato del Estado. Y no es la Libertad del desmadre lo que piden. Piden lo esencial, pan, medicinas, vacunas; que los estantes de comida no estén vacíos. Piden solidaridad y ayuda de países como Europa. Hace una semana Costa Rica cerró su embajada. Cuántas más les darán la espalda y por si fuera poco, El Covid se está llevando por delante tantos y tantos cubanos. Imaginemos la situación de desamparo y vulneración de los Derechos Humanos que está cometiendo.

Es imposible resumir lo que significa para los cubanos salir a manifestarse contra su Gobierno, cuando su Constitución dice que está prohibido, cuyo Presidente de la República y Jefe de Estado de la Nación y jefe de las fuerzas Armadas Revolucionarias, así como del Poder Político y Judicial, Miguel Díaz Canel, amamantado bajo yugo castrista, es capaz de incitar unos civiles contra otros, en defensa de la Cuba comunista creada a imagen y semejanza del clan Castro. Ya nadie se fía de nadie por si algún “gusano” (chivatos) los acecha. ¿Qué quiere el Dictador, una Guerra Civil? El Gobierno ha lanzado a las calles el Ejército, Paramilitares, Policías de paisano, deteniendo, con gran violencia, a los que alzan la voz. Lo último es que realizarán Juicios Rápidos Sumarísimos, a los detenidos. ¿Qué haríamos los españoles si un espejo nos hiciera retroceder a los años 50, estando en el siglo XXI?

Los cubanos están despertando del letargo en el que estaban inmersos. El Miedo ya no forma parte de las nuevas generaciones. Tal vez se deba a Internet. Pero se han dado cuenta de que afuera existe otro mundo, mejor o peor, pero para ellos está por descubrir.

Acaso no ocurrió lo mismo en 1959 cuando ejercía Estados Unidos su hegemonía sobre Cuba. Qué le pasaba al pueblo cuando se vio oprimido. ¿No inició una Revolución? Da que pensar si aquella rebelión puede repetirse porque les sale de las entrañas y del corazón, porque los sentimientos de los oprimidos son los mismos en una época u otra.

De siempre se culpa a EEUU del embargo y restricciones, cuando las limitaciones se remontan a la época de Eisenhower. Obama, abrió relaciones para mejorar los temas del embargo con el hermano de Castro (los comunistas también heredan presidencias). Trump, suspendió las negociaciones. Según dicen, en el Gabinete de Biden, se está haciendo un “repaso” de las condiciones fijadas por Obama, pero todavía no se han definido.

Hasta hace poco, Cuba y sus ciudadanos han vivido del turismo, de los dólares “conseguidos” sin pasar por los bancos asociados de naciones dictatoriales. Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica, Granada San Vicente, etc. Es la Banca Alba y son sus clientes.

Por qué nuestro Gobierno no alza la voz para defender los Derechos Humanos de ese segmento mayoritario de cubanos que no pueden más e iniciar una campaña de apoyo. Existe una “resistencia”, que podríamos llamar “Resistencia Familiar”, son los que viven fuera de Cuba. También está la otra Resistencia. La política. La que desde dentro y fuera de Cuba tratan de ayudar a sus compatriotas. ¿Dónde está la Resistencia Internacional? Decía José Martí “Con un poco de luz en la frente no se puede vivir donde mandan tiranos”. Qué razón tenía.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats