Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

Lo epidérmico

El presidente de la Corporación RTVE, José Manuel Pérez Tornero.

El presidente de la Corporación RTVE, José Manuel Pérez Tornero. EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

Sumidos como estamos en plenos Juegos Olímpicos de Tokio, retrocedamos unos días. Estamos en las vísperas. Estadio de Vallehermoso de Madrid. RTVE va a presentar su despliegue técnico y humano. A lo largo de una hora, Teledeporte conecta en directo. Poco antes, comunican a Paloma del Río que le han concedido el Premio Iris de la Crítica.

Conduce el acto Arseni Cañadas. Después sabremos por los audímetros que lo han seguido menos de 17.000 espectadores, una miseria. Allí se congregan todos los olímpicos que comentarán las transmisiones, así como los profesionales de TVE que lo harán desde Torrespaña y Sant Cugat.

A modo de final protocolario, cierra la rueda de intervenciones el presidente de la Corporación RTVE, José Manuel Pérez Tornero. Es hombre de academia y de letra. No lleva papeles. Pero, ay, en el primer discurso que le escucho de forma espontánea, se deja llevar por lo políticamente correcto, por las frases hechas, por el lenguaje de todos y todas. Así, se le oyen decir cosas como que: «el equipazo de los trabajadores y las trabajadoras de RTVE van a estar con el deporte; (…) con un mensaje de cooperación como un nuevo derecho humano: la alegría y el derecho por vivir». O esto otro: «después de la pandemia, RTVE quiere estar con toda la ciudadanía, con todos los españoles y las españolas, y demostrar que está a la altura de los tiempos».

Lo peor de todo esto es que más tarde, en el día a día de la casa, estas inercias se imponen. Las veremos en los Estatutos, en los libros de estilo, en informativos. Pero la programación, ay, la programación seguirá igual de mal. Porque la Corporación se quedará en lo epidérmico.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats