Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María

La sinrazón de la prohibición

Sanidad propone prohibir fumar en las terrazas aunque haya 2 metros de distancia

 Prohibir es fácil. Tan sólo es necesaria una norma. Unas letras escritas sobre un papel, una conducta reprobable y una consiguiente sanción para quienes la lleven a cabo.

El procedimiento para su aprobación también es sencillo, sobre todo con las normas que emanan directamente del poder ejecutivo, como son los reglamentos. Aunque igualmente lo es cuando se trata de leyes, sean autonómicas o estatales, siempre, claro está, que se tenga mayoría en el correspondiente parlamento.

Así se ordena una sociedad. Y todo sería espléndido si el contenido de dichos textos legales se acomodase a las reglas de la lógica. Pero la situación actual dista mucho de este mundo ideal.

Cada vez que enciendo el televisor y escucho las declaraciones de unos y otros, me acuerdo más de aquel pasaje de “El túnel”, de Ernesto Sábato, cuando el personaje principal acude a Correos a retirar una carta que minutos antes había entregado por error. La empleada le dice que es imposible y que, aún recordándole y sabiendo que la carta era suya, el reglamento no se lo permite. De modo que aquél, enfadado, le replica que el reglamento no puede ser ilógico, sino que tiene que haber sido redactado por una persona normal, no por un loco.

Pues bien, resulta que en la Comunidad Valenciana no puedo fumar en una terraza porque dicen que existe riesgo de transmitir a otro el Covid, pero si vivo en Vinaroz y cruzo la frontera catalana, puedo hacerlo en Alcanar. Al igual que si resido en Orihuela; no tengo más que coger el coche, cruzar a Murcia y en quince minutos estaré fumando en cualquier terraza de Santomera.

¿Lógica? Ninguna. Y como no dudo de que los políticos murcianos o catalanes quieren lo mejor para sus conciudadanos, en la medida en que en esos territorios no existe una norma como la vigente en Valencia, es posible que aquí alguien quiera aprovecharse de la situación para imponer otra prohibición más.

Otra cuestión es la relativa a las mascarillas. Su uso generalizado ha evitado la propagación del virus. Son eficaces. Y salvo unos pocos, nadie lo niega.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats