Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emiliano García Alcázar

Tribuna

Emiliano García Alcázar

Investigador y recuperador del Legado musical del compositor Manuel Quislant Botella

La primera zarzuelita del género valenciano

Manuel Quislant Botella

Manuel Quislant Botella TOÑI BONMATÍ

En la inicial etapa creativa del compositor Manuel Quislant Botella (Santa Pola, 23-VIII-1871; Madrid, 9-III-1949) destaca, sucediendo al pasodoble Setelacse de rrotal, su más primigenia obra, y el canto religioso dedicado a la Patrona de su villa natal, Motete-Himno a la Virgen de Loreto, la zarzuelita -como bien la denominaría el compositor- Santa Pola, ahir, hui i demà, cuya variante es una revista cómico-lírica del género valenciano -a modo de sainete local-, en un acto y cuatro cuadros original y en verso con libreto del médico y periodista Antonio Erades Mas. Esta revista cómico-lírica comprendiendo diecinueve escenas sería estrenada el 26 de octubre de 1889 en el Teatro Principal de la Villa -más tarde, en el año 1905, rotulado Chapí, en honor al «maestro y protector» de Quislant-, ofrecida por el mismo Grupo de Teatro de Actores Líricos Aficionados, que creara y dirigiera Ángel Quislant Botella, acompañado de la Banda de Música Santa Cecilia, de los cuales también se puso al frente su hermano Manuel para interpretar su citada obra lírico-dramática Santa Pola, ahir, hui, y demà”, en presencia de Manuel García Puig, pianista, apasionado de la ópera y hombre culto quien fuera su mecenas.

En lo concerniente a la sinopsis argumental de esta composición, se desarrolla en un ambiente costumbrista marinero que retrata esa época de fines del siglo XIX y augura el progreso y futuro de Santa Pola, encarnados a través del personaje central Batiste Llagaña quien en su calidad de tenor forma dúo con la joven Villa en su voz de tiple, que busca su primer amor representando la parte nueva del pueblo; y dando nombre los demás personajes, como Tío Pola que simboliza la parte vieja y antigua del pueblo, o El Comers que narra la óptima situación económica actual, a diversos lugares, entidades, monumentos o personas alegóricas o emblemáticas en su reparto escénico: Iglesia Nueva, Antina, Plaza de Alfonso XII, Plaza de la Constitución, Castell, Comers, Comers chic, Correor, Moll, Casino, La Prosperidad, Baños, Patró de Bou, Cafés, Carreteros, Marineros, Boueros o Trabajadores de la Cofrería, además de la intervención en sus respectivos papeles de la «Orquesta» y «Música» que conforman otro dúo independiente al de Batiste Llagaña y Villa.

El Tío Pola simboliza la parte vieja y antigua del pueblo; El Comers narra la óptima economía

decoration

La partitura comprende las siguientes partes: Preludio. Número 1: Villa (Adagio). Número 2: Llagaña-Villa. Dúo (Moderato). Número 3: Boueros-Patrò (Allegro). Coro. Número 4: Plaza de Alfonso XII (Tiempo de vals). Número 5: Cofrería (Presto). Coro, y Número 6: Pasodoble final. Está conservada dentro del Fondo Manuel Quislant Botella del Archivo Municipal de Santa Pola, y es una transcripción para canto y piano manuscrita por el hermano del compositor, José, a salvedad del título de la portada de una de sus particellas rubricada de puño y letra por su autor Manuel Quislant. Su estilo de esta precoz composición en su vertiente cantada es afín al gusto de su tiempo a otras del género de la revista o sainete, opereta, comedia lírica de costumbres, exhalando un humorismo, picaresca, o comicidad, que se aproxima al de los grandes iniciadores de nuestra zarzuela en el siglo XIX, ya sea Barbieri, Chueca o el propio Chapí; y con un cierto aire de fanfarria en su parte instrumental bandística que inicia un preludio vivo y jocoso para sobresalir, sumando a las intervenciones del tenor y la tiple -Llagaña y Villa-, el personaje cómico de «El Moll», o La Cofrería que es uno de los números -el quinto- más aplaudidos de la obra e integrado por un quinteto vocal, personificado por los viejos marineros, que usa el lenguaje tan simpático y ocurrente del pueblo basado en canciones o tonadas cabalmente acompasadas y armonizadas por el compositor. Culminando con el Número 6 -Pasodoble final- el cual contiene un aire de marcha solemne, marcial, expresando toda su alegría y efusión, y que muy bien puede adoptarse como himno por medio de esta conocida popular estrofa:

Tots som fills de Santa Pola y per ella morirem, y per a que ella progresse tots units, units, units treballarem.

Subrayemos que de este pasodoble final a modo de himno ha realizado una genuina adaptación coral, con acompañamiento pianístico, Óscar Baile Ubassy, director del Coro Los Dolores, quien nos la hizo escuchar, junto al Motete-Himno a la Virgen de Loreto del compositor, en el que interviene como tenor solista este director, en la Plaza del Maestro Quislant este pasado día 23, tras el descubrimiento de la placa honorífica impuesta por el Ayuntamiento al conmemorarse el 150 aniversario de su nacimiento-.

Concluyo estas breves notas refiriendo que la iniciativa de la reposición de esta particular revista cómico-lírica: Santa Pola, ahir, hui i demà la acarició Rafael Bonmatí Medina en el año 1989, quien recuperó su libreto -en sus últimas páginas reconstruidas- así como su partitura transcrita. Objetivo que no pudo cumplirse al no contar con el cuadro lírico y teatral de cantantes y actores necesarios, hasta que diez años después, y en homenaje a este distinguido historiador local, con encomiable esfuerzo en su escenificación la Associació Cultural L’Antina i el Espai de Teatre juntamente a los componentes de la Banda Unión Musical bajo la dirección escénica y musical respectivas de José Torres Andreu y José Jaime Sempere Linares, y en transcripción y arreglos instrumentales de César Martín Quesada, y vocales de Vicente Campello Fernández, profesores de la Escuela de Música Maestro Alfosea, inseparables a la adaptación lingüística de Tony Mas i Miralles, se representó los días 25 y 27 de junio de 1999 en la Casa de Cultura de Santa Pola.

Ahora, en este año en que acaece la conmemoración del 150 aniversario del nacimiento de Manuel Quislant Botella y, a su vez, el octogésimo de su designación de Hijo Predilecto por el Ayuntamiento de Santa Pola, va a ser vuelta a interpretar el 28 de agosto en el Castillo-Fortaleza, dentro del marco de los actos de homenaje al compositor, escenificada por José Torres Andreu con dirección musical e interpretación al piano de Gloria Bercial Climent, titular de la Coral Levantina Antonio Espinosa, y gracias al impulso de los miembros de la Asociación Vinguda de la Mare de Déu de Loreto, bajo los auspicios del Ayuntamiento de Santa Pola.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats