Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

Privilegiados

Televisión

Televisión

TVE celebró a lo grande la gala de presentación de su nuevo temporada en el cine Callao de Madrid. En ella también desembarcaron los pesos pesados que han sido fichados para conducir los programas que solamente podrán gozar los espectadores catalanes en sus desconexiones territoriales: Xavier Sardà, Gemma Nierga y Samanta Villar.

Hubo un momento glorioso cuando el presentador del sarao, Boris Izaguirre, compartió sofá con el recién nombrado director del Centro de Producción de RTVE en Catalunya, Oriol Nolis: «Pero qué bello eres», le dijo el venezolano. A lo que yo añado: y qué brillante. Tras gozar de una excedencia, el que fuera presentador de los informativos del fin de semana ha vuelto a casa en calidad de jefe supremo.

Está muy bien que RTVE comparta bicefalia a la hora de producir sus programas, y que de Sant Cugat salgan Cachitos, Página 2, El escarabajo verde o el canal Teledeporte. Pero de ahí a que de allí salgan una serie de programas de televisión que solamente pueden disfrutar los espectadores catalanes siempre me ha parecido una agravio imperdonable para el resto. Puesto que la fiesta la pagamos a escote.

El caso de la Comunidad Valenciana es de campanillas. ¿Dónde han estado sus políticos, tan sumisos, que jamás han reclamado ni un minuto de desconexión, teniendo la coartada de que también somos una autonomía con lengua propia?

Yo, que soy tan xaviersardiano, he disfrutado como pocos de la primera temporada del programa Obrim fil. Pero me parece injusto tenerla que seguir por la web y porque entiendo su lengua. Me parece muy discriminatorio para el resto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats