Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

En pocas palabras

Antonio Sempere

A salto de mata

Sede del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Llama la atención cómo programa el Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, de un día para otro, anunciando de cara al público que inicia un ciclo de conferencias dedicadas a mujeres alicantinas, celebrando una de ellas sin que se sepa cuándo será el siguiente. O a los museos provinciales, o lo que se vaya ocurriendo sobre la marcha.

La Diputación malagueña, que es la que conozco bien, tiene tres contenedores en la ciudad. El más antiguo, el Centro Cultural Ollerías (ahora Victoria Atencia) que abrió en 2000, es un espacio multidisciplinar cuya cartelera exhibe cine, teatro y artes escénicas. Acoge una Biblioteca más cómoda y accesible que nuestra Biblioteca Provincial y la de ellos.

La joya de la corona es La Térmica, que lleva pocos años de andadura mirándose en el espejo de la Ciudad Encendida de Madrid. Su especialidad es la cultura contemporánea. Este viernes celebra la Noche de los Libros, por cuyos escenarios pasarán más escritores que en Alicante en el curso completo.

El Centro de la Malagueta, anexo al coso taurino, llegó hace dos años y pisa fuerte. Este otoño ha programado un total de 32 conferencias y actividades centradas en la política, la filosofía, la literatura, la espiritualidad, la historia y el flamenco. Emma Suárez, Luis Alberto de Cuenca, Chantal Maillard, Antonio Soler, Karime Amaya o Diego Amador serán algunos de los invitados. El espacio es cuatro veces más grande que nuestro Bardín, y llena.

Mientras tanto, la Casa Bardín sigue anunciando actividades sueltas que se agotan al final del mes en curso. ¿Para cuándo programará con alcance trimestral, como lo hacen las entidades a las que pretende igualarse en calado y prestigio?

Y solamente quedan 20 de los 48 meses de la legislatura para enderezar el rumbo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats