Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

Pundonor, profesionalidad

Personas en paro hacen cola frente a una oficina del SEPE en Madrid para ser atendidos.

Comando actualidad y Crónicas son dos de esos espacios que habría que premiar por el sólo hecho de haber sobrevivido durante tantos años en una televisión que no se lo ha puesto a sus equipos nada fácil. Pertenecen a esa estirpe de programas que de verdad se merecen el calificativo de servicio público, cuyos profesionales realizan cada entrega con tanto cariño como si fuera la primera. Y mira que llevan años. A pesar de lo maltratados que han sido y continúan siendo.

Lo pudimos ver por enésima vez en el arranque de la nueva temporada de Comando actualidad, que afrontó el tema nada banal del paro juvenil. Un 40% de nuestros jóvenes se encuentran en esa situación. España lidera la tabla de países europeos con esta lacra. Las reporteras del programa viajaron a Reino Unido para charlar con quienes habían rehecho su vida en Cambridge, a pesar de las dificultades del idioma, y entraron en el despacho del Secretario de Estado de Empleo del Gobierno español, retándole a volver a entrevistarlo en diciembre de 2022 para comprobar si sus promesas se han cumplido. El programa, castigadísimo, se emitió muy de madrugada, como si sus contenidos no merecieran haber corrido mejor destino. En una cadena llena de dislates, este espacio comprometido con su tiempo debería haber gozado del mejor horario posible.

Crónicas abrió temporada con En nombre del Mar Menor. Me gustan los reportajes que no llevan voz en off, y en este de 45 minutos con guion de Fátima Hernández no hay hilo conductor que actúe de narrador. El relato se cuenta a través de sus protagonistas. En medio de unas parrillas sin sustancia, Comando actualidad y Crónicas son joyas que habría que cuidar.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats