Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Retire, pero no tire la mascarilla

Usuarios del metro de Barcelona con mascarilla.

La pandemia sigue su curso, pero el discurso ha cambiado, ahora es de mal tono exagerar el peso de la enfermedad. El conflicto entre apocalípticos e integrados se escora hacia los segundos, que han desarrollado una relación casi amistosa con el coronavirus. Los epidemiólogos más avispados se mecen al ritmo de la opinión pública. Por ejemplo, el patriarca estadounidense Anthony Fauci propone «disfrutar del Halloween y de las otras festividades que irán viniendo». Y lo dice mientras su país acumula decenas de miles de nuevos casos diarios de la covid, traducidos en jornadas de más de mil muertos. Si alguien hubiera pronunciado la palabra «disfrutar» con esos datos un año atrás, habría sido fusilado por la corrección política.

La ciudadanía vuelve a saludar con el brazo extendido, y la mascarilla no cae, pero decae. La atolondrada Díaz Ayuso se apresura para adelantarse en la liberación ultraliberal de los patios de recreo, ahora ya en estricta aplicación del pronunciamiento del CIS. Admitiendo que Tezanos no mienta tanto en medicina como en política, los españoles declaran clausurada esa pandemia de la que usted me habla. Preocupa más la crisis económica que la vírica (41 a 26 por ciento), se hunden quienes desean restricciones más radicales (20, con un quince de caída en un mes) y triunfan los entusiastas de que «lo peor ha pasado» (81).

Por desgracia, el virus no sabe leer. No descifra las palabras que lo arrinconan ni los rostros de satisfacción por la recuperación de la nueva normalidad, que habita los confines de la pandemia sin confinamientos. La obligación de acomodarse al optimismo circundante no debe olvidar los 250 millones de enfermos acumulados, con cinco millones de víctimas mortales en todo el mundo. Retire, pero no tire la mascarilla, porque la terquedad del bicho contrasta con la volubilidad de los expertos, que cualquier día volverán a reclamar la militarización universal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats