Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María de Loma

Mucho cuento

Libros en la Feria del Libro de Madrid.

La Feria del Libro de mi ciudad se acerca y me han llamado para firmar ejemplares de mi último libro de cuentos. El problema es que no he escrito ningún libro de cuentos. Pero como soy de natural apocado y mi telefoneante exhibe un entusiasmo estremecedor, he dicho que sí. Me ha arrollado con palabras y un torrente de frases y no me ha dejado hablar. No he sabido deshacer el error. Y encima me he puesto estupendo: que sin problemas. Que a qué hora hay que estar en la caseta y qué día. El domingo en la caseta 69, me dice. Y lo repite, 69, como degustando y salivando las sílabas: se-sen-ta-y-nue-ve. Luego emite una risita. Callo. Me hacían gracia esos chistes en tercero de BUP. Aunque Arévalo, para mí, sigue teniendo su duende.

Bueno, el caso es que he aceptado el ofrecimiento. Apenas un rato después de decir que sí, los organizadores me han enviado unas invitaciones y unas publicidades del evento: de mi firma. Glub. Dispongo de pocos días para sacarme de la manga una excusa y no ir. Una enfermedad, un accidente, un Gordo de la Lotería, agrafía rampante o un viaje inopinado. O para inventarme cualquier cuento, claro. El caso es que si me hubiera visto más veces en semejante brete ya tendría un puñado de cuentos y con ellos podría hacer un libro. El caso es que no sé cómo no he hecho esto más veces: provocar un malentendido y zafarme con una excusa, o sea con un cuento. Pero no con un cuento chino, que por estos lares no se entiende, aunque sea mandarín. Un cuento-cuento. O sea, un cuento sólido, con su planteamiento convincente, atrayente y cautivante. Con su primera frase desconcertante, con su nudo, dejando entrever más de lo que se narra, insinuando. Un cuento con desenlace inesperado, eficaz, epatante, fuerte. Como una explosión. Un cuento con un par de personajes bien perfilados. Un cuento de la hostia, vamos. Un cuento de antología, un cuento para un gran libro, para una editorial puntera. Un cuento para una Feria del Libro en caseta noble y para hincharse de firmar en hora punta. Un cuento para triunfar. Y dejarse de cuentos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats