Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramón Pérez

Tribuna

Ramón Pérez

100 años, 100 entrenadores (VI)

José Millán, Luis Belló, Vicente Dauder, Eduardo Toba y Antonio Ramallets

A finales de la 64-65, alejado de los puestos de ascenso a Primera, el Hércules contrató a José Millán para intentar el milagro en los últimos 12 partidos. Con Millán, que había sido el primer internacional granadino como jugador y el entrenador que descubrió a Pirri, los blanquiazules ganaron siete partidos, empataron dos y perdieron otros tantos. En definitiva, cuartos clasificados y un buen sabor de boca, pero sin ascenso. Entonces, la directiva del Hércules dio un volantazo y contrató para la 65-66 a Luis Belló, exjugador en los cincuenta del club, un fino interior murciano que brilló en el Zaragoza. Una vez retirado, cogió al club de La Romareda a finales de la 63-64: un mes y medio brillante en el que el Zaragoza de los Cinco Magníficos levantó la Copa del Rey y la Copa de Ferias. En Alicante Belló repitió éxito y el Hércules recobró la categoría al son de Ramón y los goles de Arana. Comentada fue su presentación en el primer entrenamiento de la pretemporada a aquel equipo que luego terminaría ascendiendo: «Prohibidas bebidas alcohólicas e ir a la playa». Belló salió a hombros de La Viña, el club le impuso la insignia de oro y brillantes, pero no entrenó al Hércules en Primera al curso siguiente.

Para esa esperada 66-67 cogió el banquillo Vicente Dauder, portero de nivel que había estirado su carrera en Alicante. El escritor Wenceslao Fernández Flórez, en su etapa como cronista deportivo, le apodó como el «portero ciclópeo». Como técnico había ascendido a la UD Las Palmas a Primera y lo había mantenido en la categoría dos años. En el Hércules no encontró el camino y, tras un partido de interino del incombustible Luis Ortega, llegó Eduardo Toba. Conocido como el Doctor por haber estudiado Medicina, Toba tenía un historial completísimo. Se especializó en Traumatología, Ortopedia y Rehabilitación y en su época de estudiante practicó el atletismo, fue campeón de España de triple salto y subcampeón de 110 metros vallas. Antes de recalar en el Hércules había sido seleccionador nacional de Costa Rica y al año de dejar el Hércules, con el que descendió a Segunda, lo fue de la Selección Española.

Toda lo que costó retornar a la élite se esfumó en apenas un año, como más de una vez le ha ocurrido al Hércules en su centenaria historia, llena de ascensos trabajados y hondas caídas libres. Toba cesó mediada la 67-68, cogió el equipo el uruguayo Sergio Rodríguez, ya retirado y que formaba parte del cuerpo técnico de la entidad. Para el final de curso llegó Antoni Ramallets, el Gato de Maracaná, legendario portero del Barça y de la Selección, pero no pudo evitar el desastre y el Hércules sumó su segundo descenso consecutivo. El club volvía a caer a Tercera una década después. Con todo por hacer de nuevo y en plena reconstrucción de la plantilla, del cuerpo técnico y de la directiva. Un traspié muy grande, pero del que el club se recuperó para comenzar su gran época.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats