Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guadalupe Arana López

Inversiones sin concretar

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, durante su intervención en la comisión. EFE/Ana Escobar

Ante el presupuesto de la Generalitat para 2022 queremos manifestar como pensionistas nuestra preocupación por la falta de concreción de las inversiones necesarias y anunciadas para un colectivo como el que representamos.

Hace unos meses, la consellera de Servicios Sociales e Igualdad, Mónica Oltra, presentó el denominado Plan Convivint de Infraestructuras de Servicios Sociales para el período 2021-2025 en el que se sentaban las bases para corregir el alarmante déficit de equipamientos que sufrimos en nuestra Comunidad; especialmente, por la política de dejadez que hemos padecido durante los 20 años del PP en el Consell.

Especialmente relevante es el referido a las personas mayores y dependientes. Como el propio Plan detalla: «El envejecimiento de nuestra sociedad es uno de los mayores retos del siglo XXI. De acuerdo con las estimaciones del Portal Estadístico de la Generalitat, la población mayor de 65 años pasará en los próximos 15 años de suponer menos del 20 % al 25 % del total, superando en algunas comarcas el 40 % de sus habitantes”.

Por ello estábamos confiados en que, a partir del próximo año, se iniciaran los primeros proyectos para paliar la precaria situación actual en cuanto a plazas públicas se refiere. Máxime cuando el propio Plan declara su propósito de «ir aumentando el número de plazas públicas, como mínimo hasta llegar a equipararse con la media del Estado».

Nada de esto se puede deducir del estudio del presupuesto de la Consellería. No hay ninguna partida concreta que permita confiar en una pronta solución en nuestra ciudad al actual déficit existente. Mientras se anuncian proyectos para construir varias Residencias de 3ª Edad en Elche por el sector privado, y de difícil acceso para la mayoría de la población, no existe ninguna propuesta para construir alguna residencia pública en la ciudad. Recordemos que solo está la de Altabix y, encima, privatizada y con múltiples problemas de gestión. Y fue construida hace más de 20 años. Tampoco se concretan equipamientos para atender los problemas de dependencia, tan usuales en nuestro colectivo. Y este problema se repite en el resto de pueblos de la comarca.

Ni siquiera hay compromiso de edificar un segundo CEAM en el barrio de El Pla, como se anunció hace años y para el que el Ayuntamiento dispuso allí un solar. La masificación del actual es un hecho.

Desde Comisiones Obreras Pensionistas creemos que, para corregir esta situación, hay que conseguir que, en 2022, se comprometan inversiones para revertirla y llamamos a la Generalitat para ello.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats