Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

La nit de la Cremà

Una falla de Xàtiva explota durante la Cremà.

TVE compensa la noche del 19 de marzo buena parte de las desatenciones y carencias que tiene con València, la tercera ciudad de España, dedicándole su programa especial para todo el país. Por extensión, queriendo cubrir de este modo el expediente y cumpliendo también con Valencia comunidad, la 4ª más poblada de España, olvidada en los informativos de la casa. Baste recordar que su vecina Cataluña produce más de 20 horas de producción de televisión para consumo propio en su territorio, intentando plantar cara a la oferta de TV3, aunque sin conseguirlo. Los políticos valencianos ni han intentado quejarse de la marciana situación.

Pero vayamos a la pasada por agua Cremà de 2022, que adaptándose a los nuevos horarios permitió, por primera vez en la historia, que la segunda edición del Telediario (presentada por la valenciana Lara Siscar e Igor Gómez), acogiese la quema de la falla adulta de Exposició-Mícer Mascó. Todo fue bien, hasta que el comentarista se lio con las notas del pasodoble El fallero y dijo que estas pertenecían al Himno Regional de Serrano. Son pequeños fallos, pero cuando hay tan pocos datos que manejar, tópico a, tópico b, tópico c, parece mentira que incluso con ellos se tropiecen. A su favor hay que decir que es la primera transmisión de Cremà que no se contó como si fuese un funeral de Estado. Ay, esa solemnidad de Marosa Montañés y de otros.

Mucho peor fue lo de À Punt. Los comentaristas, insufribles durante horas, tiñeron de ideología su maratoniana sesión: todo era igualdad impostada, feminismo sin venir a cuento, materiales ecosostenibles que se sacaban de la chistera y una «coentor» mal asimilada y peor expresada. Como una parodia de Julio Tormo en versión progre, sin ninguna gracia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats