Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Riera

Juan Riera

Presidente de la Cámara de Comercio de Alicante

Una Cámara mejor

Presentación de la Gala de entrega de los Premios de la Cámara de Comercio de Alicante

Soy un apasionado defensor de las Cámaras de Comercio, unas instituciones que con más de doce décadas de historia han conseguido sobrevivir a un siglo de constantes vaivenes políticos y económicos, renovándose siempre. Hoy acaba mi mandato como Presidente, pero voy a seguir estando presente en el pleno, a disposición de mis compañeros para lo que pueda serles de utilidad. Les deseo toda la suerte del mundo en su trabajo a favor de nuestra querida Cámara de Alicante. 

He trabajado 35 años en la Cámara en diferentes funciones, desde miembro del pleno a presidente de las comisiones de Turismo y Comercio Exterior, que consideró fundamentales para nuestra institución, porque ambos sectores son básicos en la economía de la provincia de Alicante. Siempre he estado a disposición de los presidentes que he tenido, como lo estaré para quien me suceda, porque la Cámara está por encima de quienes la dirigimos durante una etapa. Veo los cuadros de los presidentes que me han precedido y tendría una palabra agradable para todos ellos porque, como yo, se desvivieron en hacer una Cámara mejor y más útil para el conjunto de los empresarios. 

La Cámara es una institución compleja por su rango de Derecho Público y su tutela por la Administración, en nuestro caso por la Generalitat a través de la Consellería de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo. Eso no quiere decir que seamos dependientes de la Administración, de hecho no recibimos ninguna subvención para estructura como sí reciben los sindicatos y las asociaciones empresariales. Nuestros recursos provienen de encomiendas de servicio, en la mayoría de los casos con Programas y Fondos Europeos, sometidos a un control riguroso. 

Justamente para hacer valer nuestra independencia he tratado de que en mi presidencia la Cámara tuviera un criterio propio, basado en el respeto, pero sin olvidar la vigilancia de las actuaciones que influyeran en la economía de la provincia. Creo que este objetivo se ha cumplido sobradamente . 

También intenté sentar las bases de una Cámara para el futuro, trabajando especialmente en las nuevas tecnologías, el servicio a las mujeres empresarias, la formación y el comercio exterior. Mis sucesores tienen una etapa apasionante para el futuro , pero debo decir que hemos llegado hasta aquí con el esfuerzo de todos y especialmente de los trabajadores de la institución a los que agradezco el trabajo desarrollado, muchas veces en circunstancias muy adversas. Me siento muy satisfecho de una Cámara mejor posicionada de cuando accedí al cargo, más pujante desde un punto de vista económico, con un presupuesto mayor y solvente en el apartado de las finanzas. 

Me atreveré a decir, por si sirve de algo, que la Cámara debe acercarse aun más a los nuevos sectores emergentes y unir a todos los empresarios de la provincia en el reto común de engrandecer la economía y hacer más competitivas a las empresas. 

La Cámara de Alicante es ahora mismo y tiene que seguir siéndolo un referente regional y nacional. Nos hemos convertido en estos años, me atrevería a decir en estos últimos treinta años, en una de las Cámaras mejor posicionadas entre las Cámaras españolas y nos hemos ganado una imagen de eficacia y de prestigio. Yo siento el orgullo de pertenencia a una institución que es muy importante para la provincia, con una tradición y una reputación basada en nuestra capacidad de influencia. 

Sin duda hay cosas que ahora las hubiese acometido de forma diferente y pido perdón por mis errores y también si en algún momento he podido molestar a alguien con mis acciones u opiniones. He intentado ser un presidente cercano, comunicativo y de consenso, igual que en estos treinta y cinco años camerales de servicio a la institución y los que me queden por colaborar en su desarrollo. 

Deseo mucha suerte al próximo Presidente y Comite ejecutivo que contarán con mi respeto y lealtad, porque estoy seguro que al menos sienten el mismo cariño que yo por la Cámara. Espero que cuando acabe su mandato, como en una carrera de relevos, puedan decir que dejan una Cámara mejor que la que encontraron. Yo hoy así lo siento. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats