Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Beltrán Gámir

Hasta el infinito y más allá 

Buzz Ligthyear, con el gato Sox y su escuadrón de ’rangers’ novatos, en ’Lightyear’. Disney / Pixar

Se ha estrenado en los cines una película infantil, "Lightyear", donde dos chicas casadas se dan un beso. Es un simple besito en la boca a modo de saludo, en un momento de una celebración, a ver si alguien se piensa que dura 3 minutos y, sin embargo, ha provocado que la cinta se prohiba en 14 países de Oriente Próximo y Asia, y que en algunas salas se advierta que incluye contenido de ideología de género.

En Polonia, años ha, se planteó prohibir la serie de televisión de los Teletubbies, porque uno de ellos, Tinky Winky (amigo lector, reconoce que ya estás tarareando la canción), al llevar siempre un bolso de mujer, podía fomentar la homosexualidad entre los niños. Como dijo el torero refiriéndose al filósofo, "hay gente pa tó".

Tal vez esta decisión de prohibir la película sea más increíble incluso que la idea de los guionistas que los juguetes cobrasen vida. Menos mal que en España ya no existe la censura, como en los tiempos del pequeño dictador, recordatorio de una época más oscura que el propio espacio. Seamos conscientes que hay muchos países en los que una relación afectiva entre personas del mismo sexo puede conllevar pena de prisión.

En este mundo actual, ¿tienen cabida estas actitudes homófobas? ¿Estamos seguros de estar en el siglo XXI?¿Un beso entre dos dibujitos va a provocar que las niñas quieran ser todas lesbianas? Por esa teoría, las que sí lo son, y ven "La bella y la bestia " se convertirían en heterosexuales por arte de magia. No sé si ponerme a ver documentales de Stephen Hawking, a ver si se me pega algo de su inteligencia, o vídeos de Nadal, y así aprender a darle de revés, que ya me vale.

Que haya adultos con prejuicios no significa que los niños, que ven el mundo de otra manera, tengan esas animadversiones. Es sorprendente que alguien piense que a un niño no le va a traumar ver como un cazador puede dejar a Bambi sin madre, o que Scar mate a su hermano Mufasa (para los desconocedores de estas materias, el padre del Rey León) pero que dos chicas puedan darse un beso......para eso los niños no tienen edad, y esa escena les va a confundir. Eduquémosles en la diversidad.

Yo tengo una relación estable heterosexual desde hace 36 años, no tengo amigos gays, y, salvo un sobrino que no vive en la terreta, nadie de mi entorno lo es. Por tanto,no es un tema que me toque de cerca. Ahora bien, estoy a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y me parece bien que puedan adoptar hijos. ¿Alguien se atrevería a decir que esos niños estarían mejor en un orfanato? Creo que cada uno debe hacer lo que quiera con su vida, si no hace daño a los demás. Y, debemos de intentar todos, y yo el primero, evitar determinadas expresiones, dichas sin malicia, pero que son vejatorias.

What's the matter with the clothes I'm wearing? (¿qué problema hay con la ropa que llevo?) cantaba Billy Joel. Sinceramente, la "ropa" que llevan el día del orgullo la veo de un gusto cuanto menos dudoso, pero bueno allá cada cual y su sentido del ridículo. A mí, no me molesta, más bien me alucina, pero creo que no beneficia a su causa "vestir" así.

Como leí, en tono de guasa, al historiador Martínez Arias, "un beso entre dos chicas va a crear un ejército de lesbianas que destruirán el mundo". Seamos inclusivos y nos convertiremos en una sociedad mejor. Los tiempos en que la homosexualidad había que vivirla dentro del armario ya quedaron atrás, y confío que pase lo mismo con las agresiones al colectivo LGTBI, que, según publicó este diario la semana pasada, se han duplicado en un año, y lo que más me preocupa, que el 80% de los casos no se denuncian.

Quiero acabar con el artículo 14 de la Constitución: "Todos los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación por cualquier circunstancia". Parafraseando al amigo Buzz Lightyear, guardián estelar por excelencia en "Toy Story", dejemos atrás la homofobia y miremos hasta al infinito y más allá.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats