Fue inaudito ver a Cayetana Guillén Cuervo, icono reconocible del mundo de la cultura en TVE, ejercer de maestra de ceremonias en la puesta de largo de Caixafórum+, una nueva plataforma en streaming en la que en un principio se pondrán a disposición de los usuarios contenidos de ópera, ciencia y artes hasta llegar a un total de 600 horas.

Nada que ver, ni de lejos, por lo menos cuantitativamente, con los tesoros que alojaba la web de RTVE, mucho antes de pasar a denominarse RTVE Play. Son 600 multiplicadas por otras 600, con un resultado, por inabarcable, es mareante.

El problema, como siempre, y más en estos tiempos, estriba en saber venderse. A la presentación de Caixafórum+ no faltaron ni los directores de los museos de más postín ni los directores de los teatros de ópera más prestigiosos. La estrategia de marketing fue impecable.

Por el contrario, la marca RTVE Play, a pesar de ser completamente gratuita, continúa siendo infrautilizada por buena parte de la población. Para comenzar, necesita con urgencia una campaña de promoción que la familiarice con la población mayor que solamente consume televisión lineal (a la hora que se emite) y con los más jóvenes (que no ven televisión, sólo plataformas y YouTube).

Volviendo al lanzamiento de Caixafórum+, sorprendió que un icono de RTVE como Cayetana Guillén Cuervo pusiese su imagen al servicio de una plataforma cultural privada. Cuyos contenidos son exiguos en comparación a los de la plataforma de la Corporación pública. RTVE Play tiene pendiente una puesta de largo donde mostrar los cientos de Estudio 1, todo el patrimonio musical, literario, artístico y escénico con que cuenta. Con un matiz. Con anterioridad, en la antigua rtve.es, era mucho más fácil encontrar cualquier contenido antiguo.