Opinión | Crónicas lucentinas

Robin Hood en el Barris Nord

Mar Galindo es profesora de la Universidad de Alicante y doctora en Lingüística Aplicada

Kostas Kostadinov salta a la cancha por delante de Edu Gatell.

Kostas Kostadinov salta a la cancha por delante de Edu Gatell. / Força Lleida

Hace falta mucho coraje para enfrentarse al poder. Para meterse en la boca del lobo y luchar por lo que mereces, por lo que deseas, por lo que has peleado durante tanto tiempo. Para poner tu astucia al servicio de unos ideales y sorprender al rival en su propio terreno, donde más le duele. El HLA Alicante llega al segundo encuentro del "play-off" con la misión de asaltar el Barris Nord como un auténtico príncipe de los ladrones.

El fortín de ICG Força Lleida es casi inexpugnable… casi. Los de Gerard Encuentra han demostrado tal solidez y confianza en su juego que nadie apostaría por un triunfo alicantino este domingo sobre Krutwig, Lobo, Hasbrouck y Javi Vega. Pero ustedes vieron que el viernes, en el primer enfrentamiento, a Harris solo le faltó la capucha para parecer un moderno Robin Hood asediando el castillo de Juan sin tierra, con su puntería infernal.

Montaje de Ósca Muñoz a propósito del segundo partido de la serie de cuartos de final en Lleida.

Montaje de Ósca Muñoz a propósito del segundo partido de la serie de cuartos de final en Lleida. / Óscar Muñoz

Gudmundsson dejó claro que bajo ese físico islandés late un verdadero corazón de león capaz de echarse el equipo a las espaldas para impartir su justicia sobre la cancha. Adrià Rodríguez sacó al bandido que lleva dentro y dejó acciones espectaculares al nivel del mejor de los arqueros medievales. Brad Davison anduvo medio escondido en los bosques de Sherwood para hacer ahora su aparición estelar contra el sheriff de Nottingham y demostrar, una jornada más, por qué es uno de los mejores tiradores de esta liga y el más marcado partido tras partido.

El objetivo del HLA Alicante, tras la derrota del viernes, sigue intacto. Los lucentinos únicamente tienen que ganar un partido en el condado lleidatà para regresar con vida y esperanza al Pedro Ferrándiz, donde preparar la encerrona definitiva y dar la sorpresa a los favoritos al ascenso.

Habrá que disfrazarse de mendigo, esconderse con los frailes o sacar el alma de forajido para burlar a Força Lleida y llevarse el botín de la victoria para repartirlo entre quienes aguardamos desde Alicante. Si alguna vez el Lucentum necesitó encomendarse a la épica y confiar en sus héroes, este domingo es el día, como un auténtico Robin Hood en el Barris Nord.