Opinión | La Riá

Va, por vosotras

Va, por vosotras

Va, por vosotras / Antonio Luis galiano

Aquellos que somos aficionados al Arte de Cúchares, en muchas ocasiones cuando el diestro coge los trastos de matar, hay veces que se acerca a la barrera o a un burladero para dirigirse a un personaje y brindarle su faena. Recuerdo, en la biografía de nuestro barítono Pedro Terol que en la película de 1932, Carceleras rodada en exteriores en el campo cordobés, tuvo como doble, dando unos "trapazos" sin estilo a un toro que había huido de la dehesa, el que después sería el gran matador de toros Manuel Rodríguez "Manolete". Aunque el director le había advertido que se trataba de dar unos pases poco toreros, el diestro hizo caso omiso y se recreó dando muletazos. Entonces al querer echarlo de la película, medió nuestro paisano y no ocurrió nada.

Al cabo de los años, ya consagrado y toreando en la Plaza de Toros de Barcelona, al ver en uno de sus toros al barítono, se acercó a la barrera y le dijo, montera en mano: "Brindo la muerte de este toro al gran artista Pedro Terol, en prueba de una amistad nacida en unos tiempos menos buenos que los de ahora", ignorando Terol a que se refería. Después de la corrida se aclaró todo. Este es el brindis torero que, normalmente, tiene una interpretación de agradecimiento.

Recordemos brindis en la lírica, como en La Traviata de Giuseppe Verdi ambientada en París decimonónico, o cambiando de escenario entre gentes marineras, la obra de Arrieta, Marina, en las que en ambas el brindis va dirigido al amor. Sin embargo, a veces, utilizamos la expresión "brindis al sol", que puede considerarse con una fanfarronada dicha por alguien, cuando él sabe que no cumpliría la promesa de la que se había jactado.

Pero, en nuestro caso, aunque puede haber en este brindis "va, por vosotras" valores positivos como los indicados, se deshecha totalmente el otro relacionado con el Astro Rey. Y podríamos, añadir también ciertamente, este brindis como reconocimiento. Pues, a vosotras, en su momento se os distinguió por el Excmo. Ayuntamiento de Orihuela porque reuníais valores para ostentar la distinción de Síndico Portador de la Gloriosa Enseña de "El Oriol" (ojo, en este caso en femenino), recibiendo en vuestras manos uno de los mayores símbolos que goza la Ciudad de Orihuela, para que el día 17 de julio en la Fiesta de la Reconquista, se lleve por las calles y se incline en el momento de la Consagración en la "Misa del Pájaro".

Desde 1992 al presente año de 2024, fuisteis elegidas vosotras cinco entre las treinta y una persona que anualmente designa el Pleno Municipal para que porte nuestra Gloriosa Enseña, a tenor de lo que establece el vigente Reglamento de Honores y Distinciones de la Ciudad de Orihuela.

Ha transcurrido poco más de tres décadas desde que en aquel año de 1992 se creó como distinción dicha figura del Síndico y se incorporó en el citado Reglamento. Al siguiente año, Orihuela, en aquellas Fiestas de la Reconquista de 1993, gozó de la presencia de la Senyera de Valencia que a petición del alcalde Luis Fernando Cartagena Travesedo, autorizó con fecha 18 de junio la Corporación Municipal valenciana, para que estuviera presente en la clausura del DCCL Aniversario de la Reconquista de Orihuela, condicionándose que tanto en su venida como en el regreso, y durante su estancia en nuestra ciudad estaría custodiada por la Policía Local de Valencia, y acompañada por el secretario general del su Ayuntamiento. Días después, el 25 de junio el Pleno Municipal oriolano aprobaba por unanimidad el nombramiento de Rita Barberá Nolla, alcaldesa-presidenta de Valencia, como Síndico Portador de la Gloriosa Enseña de "El Oriol". Este nombramiento fue a ella personalmente como alcaldesa, no al Ayuntamiento de Valencia ni a la Senyera Valenciana, y entre sus palabras desde el balcón principal de la Casa Consistorial recordamos las siguientes: "Dejadme que sea quien traslade a todos los valencianos y valencianas, vuestras virtudes, vuestro señorío, vuestra hidalguía, vuestra fortaleza en los momentos difíciles".

Transcurren diecisiete años, hasta que en el Pleno Municipal de 12 de julio de 2010, presidido por la alcaldesa Mónica Lorente Ramón se vuelva a nombrar a otra mujer. En este caso Mª Carmen Martínez Grau, muy vinculada con la Fiesta de Moros y Cristianos y con la Semana Santa, estando plenamente integrada en la vida social de la ciudad, habiendo sido designada como Armengola, en 1995 y Dama de la Real Orden de San Antón, en 2011. Es la primera mujer nacida en Orihuela a la que se le otorgó la distinción. Tres años después, siendo alcalde de Orihuela, Monserrate Guillén Sáez, en el Pleno celebrado el 29 de mayo de 2013, se nombraba a Carmen Díaz Martínez, presidenta de la Asociación "Orihuela Sin Barreras", cómo Síndica Portadora de la Gloriosa Enseña y por ser también, defensora de la accesibilidad para los discapacitados. El 28 de junio de 2018, el Pleno Municipal presidido por el alcalde Emilio Bascuñana Galiano, adoptaba el acuerdo de otorgar esta distinción a María Teresa Sánchez Cánovas, directora de la Agencia de la ONCE en Torrevieja y Orihuela, y la Vega Baja. Mujer que fue nombrada Oriolana 2002, y es colaboradora en eventos sobre discapacidad, Cáritas y Cruz Roja.

Y llegamos en este brindis con el "va, por vosotras", a la que en este año de 2024, se le ha otorgado el honor de portar en el "Día del Pájaro", nuestra Gloriosa Enseña de "El Oriol" por las calles de Orihuela, tal como se acordó en el Pleno Municipal, presidido por José Vegara Durá, el día 10 de junio. En dicho acuerdo, se nombraba a otra oriolana, Chelo Moñino Miquel, que lleva en su corazón a Orihuela, a su Historia y tradiciones. Y a la que le deseamos que viva con intensidad esta dignidad que le ha otorgado el Excmo. Ayuntamiento de Orihuela.