Opinión | Tribuna

Problemas tras regresar de un vuelo

Colas infinitas de viajeros para subir a un taxi en el aeropuerto Alicante-Elche

Colas infinitas de viajeros para subir a un taxi en el aeropuerto Alicante-Elche / INFORMACIÓN

Cuando una persona tiene que viajar y coger un tren o un avión lo puede hacer, bien por placer y por el gusto de conocer otras ciudades, pero, también, por trabajo. Y en ambas circunstancias lo que no desea es encontrarse con obstáculos y problemas. Ni cuando viaja por placer, porque lo que quiere es descansar y relajarse, ni cuando lo hace por trabajo, porque las horas de sus viajes las ha programado en atención a la reunión o cita que tiene prevista.

Por ello, tanto para quien viaja por placer como quien lo hace por trabajo cualquier disfunción supone un claro perjuicio al ciudadano que ve alterada la previsión de su viaje y debe ser indemnizada.

Pues bien, una cuestión importante que está pasando ahora mismo es la relativa a los problemas existentes cuando se llega al aeropuerto de nuestra provincia y nos encontramos con largas colas para tomar un taxi, como me ocurrió recientemente al regresar de viaje, y existir una cola enorme de personas que venían de distintos vuelos y que tuvimos que estar esperando durante largo tiempo por los taxis que llegaban a cuentagotas, con las quejas de los viajeros, que en la mayoría de los casos vienen a Alicante por placer, pero puede que alguno lo hiciera por trabajo. En cualquier caso, la larga espera altera la previsión del viaje y puedes estar esperando un taxi el mismo tiempo que puede haber tardado tu vuelo en llegar.

Es preciso tomar soluciones para evitar que el ciudadano que llega a nuestra provincia no se encuentre, como me ocurrió a mí, con una situación semejante al tener que estar esperando para poder dirigirse al punto que tenía previsto, a fin de iniciar su trabajo, o, en la mayoría de los casos, sus vacaciones. Y, por último, otra cuestión que hay que resolver es el problema que ahora tenemos los alicantinos cuando llegamos a Madrid en vuelo con conexión y nos deja el avión en la terminal satélite, teniendo que coger un tren interno para ir a la T4 y, además, volver a pasar el control policial en Madrid para acudir a la T4 para coger la conexión, con el riesgo a perderla al tener que pasar por tantos obstáculos que antes no teníamos quienes viajábamos desde la terminal aeroportuaria de Alicante.