Opinión | Tribuna

Invertir en prevención

"Invertir en prevención", un artículo de Marciano Gómez Gómez

"Invertir en prevención", un artículo de Marciano Gómez Gómez / MarcianoGómezGómez

Cada día como hoy, 26 de junio, se celebra el Día Internacional contra el Abuso y el Tráfico Ilícito de Drogas, una fecha que nos recuerda la importancia de combatir un problema global que afecta a millones de personas. Bajo el lema «La evidencia es clara: debemos invertir en prevención», Naciones Unidas ha querido destacar en esta ocasión la necesidad de disponer de políticas basadas en la evidencia científica para prevenir el consumo de drogas y mitigar sus efectos en la sociedad.

 Invertir en prevención

Invertir en prevención / MarcianoGómezGómez

En la Comunitat Valenciana, los datos sobre el consumo de alcohol y otras drogas son preocupantes. El consumo de sustancias se ha incrementado de manera alarmante en los últimos años, especialmente entre la población más joven. Según la Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España (ESTUDES), la prevalencia del consumo de cannabis, tranquilizantes sin receta y alcohol es significativamente más elevada entre los adolescentes de 14 a 18 años que en el resto del territorio nacional. Este panorama no solo afecta la salud física y mental de los jóvenes, sino que también genera un impacto negativo en sus familias y en la sociedad en general.

Ante un problema de esta magnitud la respuesta de gobiernos anteriores ha carecido de una mínima coherencia. Al inicio de esta legislatura, la cobertura de los programas de prevención en las escuelas era la más baja del país y la mayoría de los programas implementados carecían de evidencia científica sobre su eficacia. Solo el 10,7 % del alumnado de Educación Primaria y el 25,8 % de la Educación Secundaria Obligatoria participaba en programas de prevención escolar, cifras extremadamente bajas en comparación con la media nacional. Y apenas una tercera parte de los programas implementados disponían de algún tipo de evidencia previa respecto a su eficacia para prevenir este tipo de consumos.

Invertir en prevención no solo es una medida efectiva, sino también rentable a medio y largo plazo. Múltiples estudios han demostrado que, por cada euro invertido en programas de prevención, se pueden ahorrar diez en costos relacionados con el tratamiento de las adicciones y otros problemas de salud asociados. Para alcanzar este objetivo, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) han subrayado repetidamente la importancia de basar las políticas de drogas en la ciencia y la investigación, frente a las que se sustentan en simples opiniones o creencias.

Este año, el esfuerzo presupuestario del Consell del presidente Mazón se ha manifestado en un histórico incremento del 36 % en las políticas de lucha contra las adicciones. Por vez primera, se han superado los 20 millones de euros para atender este grave problema, una cantidad nunca antes alcanzada y que ha permitido mejorar la financiación de las Unidades de Prevención Comunitaria de Conductas Adictivas, así como incorporar a las tres diputaciones provinciales en este esfuerzo común.

Es esencial que las autoridades educativas y sanitarias trabajen conjuntamente para garantizar que todos los programas de prevención sean efectivos y estén basados en las mejores prácticas disponibles. Por ello, el Plan Valenciano sobre Salud Mental y Adicciones 2024-2027 aborda este problema con un enfoque integral que incluye la prevención desde edades tempranas, con programas específicos en el contexto educativo. Iniciativas pioneras en nuestro país, como la creación de Unidades de Detección Precoz o las de Prevención Indicada, nos permitirán recobrar el liderazgo en la prevención que caracterizó a la Comunitat Valenciana años atrás.

Ahora bien, es preciso defender esa posición de los organismos internacionales en la defensa de la evidencia científica. En prevención, no todo vale. Los programas bien diseñados y basados en pruebas e investigaciones han demostrado su impacto significativo en la reducción del consumo de sustancias. Por el contrario, la ausencia de estos criterios suele ser la antesala del fracaso, cuando no de la aparición de efectos indeseados. Convencidos de estas recomendaciones, desde la Conselleria de Sanidad apostamos por una prevención basada en la evidencia y, por ello, ya hemos iniciado importantes actuaciones como la formación de profesionales en el Curriculum Europeo de Prevención que recomienda el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, o de los estándares internacionales propuestos por Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud.

En la Comunitat Valenciana es crucial implementar programas de prevención en todas las etapas educativas, desde la educación primaria hasta la secundaria. Estos programas deben estar diseñados no solo para informar sobre los riesgos del consumo de drogas, sino también para desarrollar habilidades sociales y emocionales que permitan a los jóvenes tomar decisiones saludables. En esta línea, la Conselleria de Sanidad reafirma su apuesta por los programas validados, en los que priorizarán los criterios de disponibilidad de estudios previos sobre su eficacia. Este es uno de los retos fundamentales que guían la acción de la Oficina Autonómica de Salud Mental y Adicciones, responsable última de las políticas de drogodependencias de la Generalitat Valenciana.

El Día Internacional contra el Abuso y el Tráfico Ilícito de Drogas nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre la importancia de invertir en prevención. Los desafíos son significativos, pero también lo son las oportunidades para mejorar. Al fortalecer la prevención, mejorar los recursos asistenciales y fomentar la colaboración comunitaria e internacional, podemos avanzar hacia una sociedad más saludable y libre de adicciones.

La evidencia es clara: la prevención basada en la ciencia es la clave para enfrentar el problema de las drogas. Invertir en ella no solo mejora la salud y el bienestar de las personas, sino que también genera beneficios económicos y sociales a largo plazo. En este Día Mundial contra las Drogas, renovamos nuestro compromiso con una acción colectiva basada en la evidencia, la comprensión y la solidaridad, para crear un futuro mejor para toda la sociedad.