No sé ustedes cómo lo ven, pero desde el mundo profesional y social del mundo del alquiler de viviendas, está esto que estalla. Me explico como agente de la propiedad inmobiliaria, del sector. Resulta tremendista lo que está ocurriendo, lo digo aquí una vez más, y sé que no sirve de nada, pero que sepan que es una gran realidad.

Los políticos pasan de todo lo fundamental que sea buscar soluciones para el acceso a la vivienda social.

Estamos inertes de ver lo que ocurre y que los genios de la política no den un pie útil para solucionar esta pesadumbre situación de desesperación de búsqueda de vivienda.

Nos encontramos en que los políticos solo quieren que la gente alquile y con ello solo están favoreciendo la burbuja del alquiler, como si fuéramos tontos, y hay que decirlo claro.

Cualquiera entiende y comprende que de forma general y ahí están las últimas encuestas del CIS, que la gente prefiere comprar si puede que alquilar, pero las políticas de los genios de la política dicen lo contrario y así legislan.

La realidad es que este sector está copado principalmente por pequeños inversores que se están haciendo grandes comprando una tras otra vivienda para alquilar. Mientras a los pobres desgraciados ni agua ni ayudas ni avales, estos miserablemente han de germinar por el mundo en busca de ocasionales ayudas públicas, que son solo comida para hoy y hambre para mañana.