Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emoción, predicciones y una paella en la despedida del mandato en la Diputación

César Sánchez se va a Madrid asegurando que ha «colmado todas sus aspiraciones» en el Palacio Provincial

Último pleno de la Diputación de Alicante en el que se despidió el presidente César Sánchez.

Último pleno de la Diputación de Alicante en el que se despidió el presidente César Sánchez. pilar cortés

Mañana de despedidas, palmaditas en la espalda y sonrisas nostálgicas. Media hora de pleno dio carpetazo ayer a todo un mandato de la Diputación. Y como ocurre en un fin de curso en el que los alumnos dicen adiós a una etapa decisiva en su vida, los portavoces y diputados que no continuarán en la nueva andadura provincial aprovecharon la ocasión para despedirse y hacer balance de un periodo que calificaron de positivo en la defensa de los intereses de los municipios alicantinos. La sesión plenaria sirvió de cierre y reconocimiento al trabajo realizado en los últimos cuatro años por parte de los distintos grupos de la corporación. No cabían reproches, ni tan siquiera entre los diputados que han protagonizado los más duros enfrentamientos. Hasta Carlos Castillo, del PP, y Gerard Fullana, de Compromís y uno de los que pocos que continuará, dejaron atrás sus encontronazos y tensiones habituales para dedicarse cómplices sonrisas. Derroche de emotividad con los colores políticos a un lado.

El pleno concluyó con la despedida de César Sánchez, que puso fin a su etapa al frente de la institución provincial para centrarse en su labor como diputado en el Congreso. «Me voy pero a título personal estoy a vuestra disposición. Dejo atrás una etapa de municipalismo en la que he colmado mis ilusiones, mis ambiciones y mis sueños políticos. Soy afortunado porque no todo el mundo puede decir que con 40 años ha tenido la suerte de haber sido diputado autonómico, alcalde y presidente de la Diputación». César Sánchez se mostró emocionado al precisar que «estoy en deuda con la provincia de Alicante y con mi pueblo, solo me queda trabajar para devolver un poco de lo mucho que la sociedad me ha dado». Estos cuatro años le han dado la oportunidad, según dijo, de «recorrer los municipios y conocer las peculiariades de esta tierra que la hacen única en el mundo». El ya diputado nacional añadió que seguirá trabajando por el progreso de la provincia y reiteró que todos los grupos presentes en la corporación han defendido los intereses de cada localidad «y el balance es positivo porque hemos impulsado inversiones en nuestros pueblos».

También Carlos Castillo, que se ha quedado sin cargo público, mostró su gratitud con la institución y aseguró que ha habido «más aciertos que errores» apelando a la comprensión de todos porque «hemos hecho el mejor trabajo posible». José Chulvi, por el PSPV-PSOE y ahora parlamentario en las Cortes Valencianas, quiso reconocer el trabajo de los presidentes con los que ha trabajado estos últimos ocho años: «Tanto Luisa Pastor como César Sánchez han hecho una gran labor y presidir esta institución no es fácil». Chulvi invitó a todos sus compañeros a Xàbia para comprobar que, además del Montgó y las calas, lo mejor es «nuestra gente» y terminó ofreciéndose como anfitrión para compartir una paella en su pueblo.

Lluís Pastor, por Compromís, agradeció el trabajo de sus compañeros Gerard Fullana y José Manuel Penalva, flamante alcalde de Crevillent, y aseguró que es «necesario ser amigo de estas personas». Reconoció que «incluso me pasa lo mismo con Fernando Sepulcre», aunque no supo decir a qué partido representa. De cara al siguiente mandato, Pastor pidió más efectividad y «no perder tanto tiempo en historias partidistas porque el objetivo común son los municipios». Sepulcre, por su parte, aseguró que haber sido diputado le ha permitido acceder a «lugares inimaginables» y a conocer a personas «auténticas». Entre risas, el exdiputado de Ciudadanos terminó su discurso reconociendo que «no sé dónde estaré» pero vaticinó: «Amenazo con volver...». No estuvo presente en la última sesión plenaria Carlos Mazón, quien presidirá la institución provincial tras el pacto del PP y Ciudadanos. En el documento firmado ambas formaciones acordaron dar la vicepresidencia a la formación naranja, que gestionará las áreas de Infraestructuras, una de las más importantes de la institución provincial, además de Cultura.

Al margen de las despedidas, durante el pleno se aprobaron diferentes puntos como la liquidación del contrato de obras del Auditorio Provincial de Alicante y cancelación de la garantía definitiva constituida o el convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Benifallim para la rehabilitación y puesta en valor del Castillo de la localidad. La sesión también dio luz verde a la distribución del Plan de Ahorro Energético, que contempla ayudas para 63 ayuntamientos con una inversión que alcanza los 150.000 euros. El objetivo es impulsar diferentes actuaciones para mejorar la eficiencia energética en los municipios de la provincia para «hacer de Alicante un territorio sostenible y respetuoso con el medio ambiente», según afirmaron fuentes de la Diputación. En este sentido, la mayoría de las actuaciones se destinan a la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos y de placas fotovoltaicas para autoconsumo y mejora de la eficiencia energética del alumbrado público y del comportamiento térmico de la envolvente de los edificios públicos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats