Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una revuelta de concejales amenaza el nuevo liderazgo socialista en la Diputación

Regidores de La Montaña encabezados por el primer edil de Alcoleja se rebelan para echar del Palacio Provincial a Toni Francés

El alcalde de Alcoy, Toni Francés, en una imagen tomada en el consistorio de su localidad.

El alcalde de Alcoy, Toni Francés, en una imagen tomada en el consistorio de su localidad. juani ruz

Una revuelta de concejales amenaza con provocar un conflicto de grandes proporciones en las filas socialistas y acabar con el nuevo liderazgo en la Diputación que, en principio, estaba previsto que ocupara el alcalde de Alcoy, Toni Francés, para tomar el relevo de José Chulvi como portavoz. Regidores de La Montaña encabezados por el alcalde de Alcoleja, Quico Fenollar, y apadrinados por históricos como Jaume Pascual, primer edil de l'Alqueria d'Asnar y exdiputado, planean forzar una votación en la Junta Electoral para echar a Toni Francés -candidato oficial ya ratificado por la comisión de listas- del escaño en la institución provincial. Todo ello, en cualquier caso, contra el criterio de la dirección del PSPV y de la cúpula de Ferraz, decididas a expulsar a los insurgentes y, además, a enviar al grupo tránsfuga en la Diputación al aspirante que saliera elegido como alternativa a Francés.

Hace semanas que existe un cierto consenso en las filas socialistas sobre la figura del edil alcoyano -presidente del grupo provincial durante este mandato- como sustituto de Chulvi, ya diputado en las Cortes Valencianas y que ayer precisamente se despidió de su actual puesto en la Diputación en el último pleno ordinario. Pero en las últimas horas se han encendido todas las alarmas con una maniobra en l'Alcoià que descabezaría al grupo socialista antes de empezar con esa revuelta para relegar a Francés. La operación la confirmó a este periódico el propio Fenollar, que lleva cuatro mandatos en el Ayuntamiento de Alcoleja y que además ha venido ejerciendo durante estos últimos años como presidente de la Mancomunidad del Xarpolar, organismo encargado de la recogida de basura y también de los servicios sociales de las pequeñas localidades de l'Alcoià y El Comtat.

El alcalde de Alcoleja ratificó su voluntad de presentarse a la Diputación contra el criterio de la cúpula socialista y aseguró que cuenta con la mayoría de avales de concejales de su comarca, algo que los oficialistas por otra parte niegan. Rechazó que se trate de una batalla personal contra Toni Francés y aseguró, por contra, que «el problema con el que nos encontramos es que la Diputación es un organismo creado para ayudar sobre todo a los municipios de menos de 20.000 habitantes, y resulta que de los 14 diputados que ha elegido el partido, ninguno representa a una población de este tamaño». Jaume Pascual, primer edil de l'Alqueria d'Asnar y muñidor en la sombra de la operación, ya utilizó ese argumento en varias ocasiones para enfrentarse al partido y ganar su escaño contra la voluntad del «aparato» socialista. Ahora, como casi siempre, la historia se repite.

Quico Fenollar explicó que la mayor concentración de municipios pequeños se sitúa precisamente en l'Alcoià y El Comtat, «y de ahí -insiste- que queramos estar representados. Falta alguien que lleve a la Diputación la voz de los pueblos». Con todo, el alcalde de Alcoleja deja la puerta abierta a alcanzar un acuerdo que evite el choque. Señala que, a día de hoy, no hay nada cerrado y que «estamos intentando llegar a un acuerdo para al final tener una candidatura unitaria en la comarca». Así las cosas, la batalla está servida y puede tener un tremendo impacto que afecte, incluso, al presidente de la Generalitat, Ximo Puig. El alcalde de Alcoy está dentro del grupo en la provincia de Alicante que respalda al jefe del Consell con Chulvi como responsable provincial. Y además supone también un contratiempo para el secretario comarcal, el contestano Rafa Briet, nombrado esta misma semana como alto cargo en la conselleria de Infraestructuras.

Sería devastador para el PSPV ofrecer una imagen de fractura en la provincia justo después de haber renovado su mandato en la Generalitat junto a sus socios de Compromís y Podemos y del buen resultado municipal a pesar de que el PP ha conservado el Ayuntamiento de Alicante y la Diputación gracias a votos de Ciudadanos. De hecho, en el resto de los partidos judiciales, en principio, no está previsto que se produzcan enfrentamientos por los escaños provinciales socialistas y se respetará la decisión de la cúpula.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats