Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El norte de España se moviliza a pesar de recibir 339 euros más que cada valenciano

Asturias, Galicia, Cantabria y Castilla y León se conjuran para pelear juntos por criterios sobre la nueva financiación que perjudican la posición del Consell

El norte de España se moviliza a pesar de recibir 339 euros más que cada valenciano

Desde que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se comprometió en València el pasado 5 de agosto con los dirigentes de Compromís, Mónica Oltra y Joan Baldoví, a abordar la reforma de la financiación y presentar la propuesta de un nuevo modelo en los primeros ocho meses de Gobierno (siempre que logre superar la investidura pendiente), las autonomías del bloque del Noroeste (Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León) ya han empezado a tomar posiciones para el momento de la negociación final.

Estas autonomías ven con recelo que el compromiso del presidente se haya realizado ante los dirigentes de Compromís y enmarcan las palabras del ministro valenciano José Luis Ábalos de reconocer abiertamente la insuficiencia financiera de la Comunidad Valenciana en un posible trato de favor en el nuevo modelo.

Pese al mes vacacional, Asturias y Castilla y León ya han escenificado ese frente del noroeste en reclamación de una financiación justa. Las patronales asturiana y leonesa, que dan por hecha también la adhesión de Galicia y Cantabria y de sindicatos y poderes autonómicos, han relanzado este fin de semana en Gijón su frente en un encuentro en la Feria Internacional de Muestras de Asturias.

Los presidentes de las patronales se conjuraron «con voz crítica» en la defensa de un modelo que no se asiente únicamente en el peso de la población real (uno de los criterios básicos de la posición de la Generalitat Valenciana) sino que se tenga en cuenta la orografía, la despoblación e incluso los efectos de la descarbonización en la economía de aquellas regiones.

Incluso el presidente del Gobierno de Asturias, Adrián Barbón, quiere ampliar más allá del noroeste las alianzas para negociar el nuevo modelo y ya advierte que la tarea será larga y complicada, aunque agradece el apoyo de los partidos de la oposición en Asturias.

El frente atlántico guarda ciertas similitudes con el valenciano, donde los empresarios también sustentan las posiciones del Consell y los partidos de la oposición (PP y Cs) apoyan que la Comunidad Valenciana necesita un modelo de financiación más justo que el actual y secundan, de momento, las tesis de la Generalitat.

Pero el rearme de posición en el frente Atlántico, que maneja criterios sobre la financiación muy distintos a los de la Comunidad Valenciana se produce justo cuando el Ministerio de Hacienda acaba de publicar la liquidación del modelo de financiación autonómica de 2017 y los datos recogen, por si había alguna duda, la infrafinanciación de la Comunidad.

Siempre por debajo de la media

Esos datos del Ministerio de Hacienda, con algunos ajustes, los corrobora un nuevo estudio de la Fundación de Estudios de Economía (Fedea) publicado ayer.

El experto Ángel de la Fuente concluye que la Comunidad Valenciana es la autonomía más perjudicada por el actual sistema de financiación. Según sus cálculos (en el gráfico adjunto) cada valenciano recibe 2.330 euros por habitante, frente a un cántabro (la autonomía de régimen general mejor financiada) que dispone de 2.971 euros. De ese documento se deduce que todas las autonomías del frente del noroeste están mejor financiadas que la Comunidad Valenciana. Galicia 194 euros por encima de la Comunidad Valenciana; Asturias 242 euros y Castilla y León en 281. De esa forma, el bloque en su conjunto ingresa de media 339 euros más por habitante.

Los datos de Fedea, que tampoco son los del Gobierno valenciano, profundizan en una cuestión que afecta especialmente a los intereses valencianos y es el hecho de estar continuamente por debajo de la media en financiación. La diferencia de la Comunidad Valenciana es de 198 euros por habitante respecto a la media, lo que multiplicado por cinco millones de habitantes ofrece la cifra redonda de mil millones de euros, que es la cantidad que cada año perdería la Comunidad Valenciana respecto al conjunto del Estado.

Una cantidad que para el Consell está más cerca de los 1.300 millones, que es la cifra que incluye cada año como partida reivindicativa en los presupuestos de la Generalitat, como ocurre desde 2015 y de nuevo, si nada cambia, en los presupuestos para 2020.

Ligero incremento

Los datos que ofrece Fedea recogen una ligerísima variación favorable a los intereses de la Comunidad Valenciana, que es prácticamente imperceptible. La mejoría de la financiación autonómica para la gestión de sus competencias en la Comunidad Valenciana mejoró en 0,5 puntos, es decir de un 91,7% en 2016 a un 92,2 en 2017, teniendo en cuenta que en este índice la medía es 100.

Ello supone según los cálculos de este diario que si los valencianos estaban a 211 euros por habitante de la media española en el ejercicio 2016 ahora lo están a 198 euros. Pero no cambian los grandes trazos, es decir que esta Comunidad es la peor financiada de España y que sigue siendo la última independientemente de quien haga las cuentas: el Ministerio de Hacienda o los expertos de Fedea.

Soler: «Exigimos una corrección inmediata; no recibimos lo justo»

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, asegura que el incremento de financiación del ejercicio de 2017, conocido ayer (+0,5% para la Comunidad Valenciana) es mucho menor del que le corresponde. Los datos de Fedea señalan que esta Comunidad pasa de estar a 211 euros de la media a situarse 198 por debajo de ella.

Soler asegura que la mejora de los recursos proporcionados por el sistema de financiación, que supone un incremento del 0,5%, está claramente relacionada con la recuperación económica, principalmente con los recursos que actualmente se comparten con el Estado (IRPF, IVA e impuestos especiales), por lo que hay que tener en cuenta que la mejora de la recaudación se ha producido para el conjunto de las administraciones públicas, y no solo para las autonomías». Pero de esta mejora de la recaudación no se han aprovechado por igual todas las administraciones. Según el funcionamiento del actual modelo, las autonomías deben recibir el 50% de la recaudación del IVA. Sin embargo, según Soler, la realidad es muy distinta: el Estado proporciona el 50% de esta recaudación a las autonomías, y después le quita una parte de esta recaudación en el Fondo de Suficiencia. Soler remarca que las autonomías no reciben toda la recaudación que les corresponde, ni del IVA ni de los Impuestos Especiales, por lo tanto, claramente es el Estado quien se beneficia en mayor medida por la mejora económica.

Por eso, el titular de Hacienda, exige que «de forma inmediata se corrijan las actuales diferencias hasta que la reforma del actual modelo sea efectiva» porque la Comunidad Valenciana no recibe lo justo, dice.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats