Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell obliga por ley a la Diputación a repartir 13,7 millones a los pueblos con criterios objetivos

La institución provincial tendrá que sumarse al Fondo de Cooperación Municipal después de dejar a las localidades alicantinas con 40 millones menos durante los últimos tres años

El Consell obliga por ley a la Diputación a repartir 13,7 millones a los pueblos con criterios objetivos

La primera semana de septiembre es clave en cualquier agenda política. El fin de las vacaciones, nuevos desafíos y, en definiva, el inicio de un nueva etapa que, en muchas ocasiones, sirve para medir el pulso entre partidos. Dejando atrás un agosto a medio gas y un planning practicamente vacío de actos oficiales, el mes comienza con un encuentro que resulta crucial para la provincia de Alicante: el jefe del Consell, Ximo Puig, y el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, se reunirán hoy en el Palau de la Generalitat a las 12 de la mañana. Y en esta cita la prioridad del presidente autonómico es llegar a un acuerdo en el Fondo de Cooperación Municipal que la Diputación ha rechazado durante los últimos tres años y a la que ahora el Consell otorgará rango de ley, obligando a Carlos Mazón a aplicar la medida que está dirigida en mayor medida a la institución provincial, al ser la única de la Comunidad hasta ahora se ha negado a colaborar.

Durante los últimos tres años, los consistorios alicantinos han recibido solo 13,7 millones de euros de este fondo, la mitad de dinero que les correspondía al negarse la Diputación a cofinanciar este plan con la Generalitat que sí cumplió con su aportación. Unos 40 millones menos en ese periodo por la negativa de la institución provincial. A la Diputación de Valencia le correspondían unos 21 millones y a la Castellón casi 5,7 millones, dinero que sí incluyeron en sus presupuestos y que por lo tanto fue repartido mediante un sistema objetivo en función de la población con, además, un mecanismo corrector para beneficiar a las localidades más pequeñas. Esta medida se puso en marcha durante el mandato anterior con la finalidad de aportar recursos a los municipios para que pudieran realizar inversiones con total autonomía de decisión. Sin embargo, la corporación que encabezaba César Sánchez boicoteó el proyecto y alegó que no tenía disponibilidad para aportar esa cantidad de dinero. Ahora, una de las principales patatas calientes de César Sánchez pasa a Carlos Mazón, quien desde su investidura ha defendido en todo momento la necesidad de llegar a acuerdos con Ximo Puig pero que ayer, al conocer la noticia de que la Diputación estaría obligada a sumarse al Fondo de Cooperación Municipal, prefirió no hacer declaraciones. Además, a primera hora de la mañana y ante las preguntas de este medio, fuentes cercanas al presidente confirmaron que esta medida autonómica no estaba entre las prioridades que Mazón quería abordar hoy.

Hasta ayer, la agenda que los dos presidentes pretendían articular pasaba por buscar soluciones que desatascaran las difíciles relaciones que han protagonizado ambas instituciones: en el anterior mandato el presidente autonómico no visitó el Palacio Provincial ni una sola vez mientras que César Sánchez solo acudió en una ocasión en cuatro años. Pero a la hora de exponer sus prioridades, Ximo Puig ha decidido que en su hoja de ruta está acelerar la aplicación del Fondo de Cooperación en toda la Comunidad, un proyecto en marcha desde hace cuatro años para dotar de recursos a los ayuntamientos sin carácter finalista. De hecho y antes de que Mazón pueda aportar su opinión sobre el asunto, el Consell ya ha anunciado que el 1 de enero los ayuntamientos alicantinos tendrán los recursos para decidir si hacen inversiones o lo dedican a gasto corriente sin tener que presentarse a convocatorias y sin trabas administrativas. Tal y como explicaron ayer desde Presidencia de la Generalitat, los criterios objetivos se verán reflejados en la ley e incluirán factores para repartir las cantidades como la despoblación, además de permitir que puedan ampliarse las cantidades que las instituciones destinan a estas ayudas, o incluso que se destinen fondos complementarios.

Arranca la ronda de reuniones con las diputaciones proviciales

Ximo Puig inició ayer el curso político con una reunión con el presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar, a quien trasladó su voluntad de regular por ley el Fondo de Cooperación Municipal para dotar de estabilidad a este instrumento de financiación de las entidades locales recogido en el Estatuto de Autonomía. También se retomará el trabajo de las comisiones de trabajo sobre la transferencia de competencias y presupuestos, que se reunirán de nuevo para continuar con su labor. En los próximos días, el presidente continuará con esta ronda de contactos con los dirigentes provinciales y se reunirá hoy mismo con el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, y mañana con el de la Diputación de Castellón, Josep Martí.

Carlos Mazón planteará hoy a Ximo Puig formar un equipo coordinador para promocionar el desarrollo del Distrito Digital

La Diputación apuesta por la colaboración público-privada para la transferencia de ideas y talento con su área de Innovación y Suma

Carlos Mazón planteará hoy a Ximo Puig la necesidad de que la Diputación de Alicante colabore con el proyecto del Distrito Digital a través de su área de Innovación y del Organismo Suma Gestión Tributaria. Consciente de que la Generalitat se ha marcado el objetivo de ser un catalizador de empresas, startups, administraciones públicas y universidades con foco en la innovación y la tecnología. Sus instalaciones en la provincia de Alicante abren un amplio abanico de posibilidades de colaboración a explorar, lo que ha llevado a la Diputación a apostar por una colaboración público-privada para la transferencia de ideas y talento «para mejorar la administración pública y el tejido empresarial, y si sumamos a la universidad transfiriendo conocimiento e investigación se consigue un efecto multiplicador en beneficio de todos, una colaboración a tres llamada triple hélice», aseguraron ayer desde la institución provincial.

Además, Mazón pondrá sobre la mesa asuntos como el trasvase Júcar-Vinalopó y las últimas decisiones adoptadas por el Gobierno central sobre la conducción Tajo-Segura, que han generado el rechazo unánime de los regantes y usuarios de la Vega Baja.

Durante el encuentro el presidente de la Diputación de Alicante mostrará su apoyo a Puig en la reivindicación de una mejora de la financiación autonómica y en la exigencia de la transferencia de fondos a la Comunidad Valenciana y el desbloqueo de los pagos pendientes del Gobierno de España. Carlos Mazón tratará de conseguir, además, el respaldo del presidente de la Generalitat a la puesta en marcha de una acción común en materia de turismo y en el rechazo a la aplicación de una tasa turística. Buscará activar un frente común con el Consell en defensa de los intereses del sector hotelero en relación al programa del Imserso.

El reparto de los fondos europeos en materia de carreteras y las infraestructuras pendientes de ejecutar en la provincia de Alicante serán otros de los asuntos que tratarán hoy. Además, Mazón planteará un punto de coordinación en materia de mancomunidades y fondo de cooperación, como el que se ha alcanzado con la vicepresidenta Mónica Oltra en relación con los servicios sociales.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats