Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSPV confía a Soler la disputa con Compromís por el relato de la financiación

El conseller renuncia a su acta de diputado en las Cortes para centrarse en el reto de la reforma de un sistema que perjudica claramente a la Comunidad

El PSPV confía a Soler la disputa con Compromís por el relato de la financiación

Catedrático de Economía Aplicada, conseller en los años 80, persona de reconocido prestigio en los ámbitos universitarios y políticos e impulsor del socialismo más valencianista dede su pertenencia en los años 70 al grupo de dirigentes políticos llamados «Los diez de Alaquàs». Con ese perfil, que combinaba capacidades técnicas y políticas, Ximo Puig recuperó en 2015 a Vicent Soler como conseller de Hacienda, Modelo Económico y Administración Pública, con el objetivo claro y determinado de reivindicar en Madrid una financiación justa y luchar contra la intervención de la administración autonómica, después de unos años de gobiernos del PP que dejaron las arcas temblando.

Cuatro años después, Puig contó con Soler para la candidatura autonómica y volvió a depositar al confianza en él como máximo responsable de Hacienda. Su objetivo, después de sanear la situación económica de la Generalitat, sigue siendo lograr una financiación «justa», reto al que aspirará sin ser diputado en las Cortes, manteniendo su cargo en el Consell. Sin embargo, el anuncio realizado ayer por el conseller al renunciar a su acta de diputado para dedicarse «en cuerpo y alma» a la cuestión «más trascendental» y «prioritaria» para los valencianos en este momento, como es la financiación, le deja en una primera línea de acción para marcar la pauta con el asunto que marca a diario la agenda del gobierno valenciano. A sus 70 años, Soler es la persona escogida por Ximo Puig -una vez más- para intentar disputarle a Compromís el protagonismo en el relato por la financiación autonómica en un momento muy complicado de las relaciones entre ambas fuerzas.

En días donde el tira y afloja entre el PSPV y sus socios del Botànic por evitar los anunciados «ajustes» que el propio Soler anunció hace unos días debido al bloqueo de las transferencias que no manda el Gobierno central, es la persona en la que más confía el presidente de la Generalitat para ganarle esa partida a la coalición. En plena polémica sobre los posibles recortes por la infrafinanciación, este gran conocedor de la Generaliat, el más «valencianista» junto al propio presidente de la Generalitat de todos los consellers socialistas, será la primera baza de Ximo Puig para ganar la batalla de la financiación tanto en Madrid como frente a sus socios de gobierno. No tener que acudir a las Cortes evita posibles sobresaltos a la justa mayoría del Botànic y concede más libertad de movimientos a Vicent Soler.

Un político muy ligado al parlamentarismo y de oratoria brillante

En su despedida como diputado, Vicent Soler destacó que fue «honor» volver a ocupar un escaño en las Cortes 24 años después de dejar el cargo. Nacido en Rocafort (València) en 1949, formó parte de las tres primeras legislaturas de las Cortes, entre 1983 y 1995. Llegó a ser vicepresidente de la Mesa. En esta última etapa protagonizó un momento de enorme brillantez en el discurso que, en su condición de diputado de más edad, ofreció en el arranque de la actual legislatura,

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats