Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La bolsa de votos que se juega la izquierda tras el pacto entre Compromís y Errejón

Un 20% de los electores de Podemos y un 10% del PSPV dudan si cambiar su papeleta - Acelerón de los morados a su precampaña alicantina

Íñigo Errejón y Joan Baldoví coincidieron en el Congreso de los Diputados entre 2016 y 2019.

Íñigo Errejón y Joan Baldoví coincidieron en el Congreso de los Diputados entre 2016 y 2019.

La calculadora y la demoscopia ya han comenzado a funcionar en varios despachos para saber, dentro de un margen de posibilidades abierto, hasta donde podrá «rascar» la nueva coalición electoral creada en la Comunidad Valenciana por Compromís y Más Madrid, el partido capitaneado por el fundador de Podemos, Íñigo Errejón, desde hace meses alejado y enfrentado a la formación de su excompañero Pablo Iglesias. De esa distancia con el líder de la formación morada se alimentará en gran parte el próximo resultado con las urnas, al tratar de restar votos a Unidas Podemos, al igual que los nuevos actores que se suman a los comicios, bajo la marca casi segura de Més Compromís, también tratarán de pescar en el caladero de votos socialista, más grande y lastrado por no haber conseguido formar Gobierno en Madrid. Y en juego hay una bolsa de varias decenas de miles de votos, de simpatizantes socialistas desencantados y de afines a Podemos descontentos tras cinco meses desperdiciados con un Gobierno «en funciones».

La expansión de Más Madrid, ya Más País, comenzó por la Comunidad, donde Compromís, el 28 de abril solo consiguió retener uno de los cuatro diputados que logró en las generales de 2016 entonces en coalición con Podemos. Un escaño por Valencia y cero por Castellón y Alicante, un resultado muy doloroso especialmente cuando en la provincia alicantina se reparten 12 representantes en la Cámara Baja. Desde el primer momento trascendió que gran parte del interés del acuerdo entre Mónica Oltra e Íñigo Errejón estaba no solo en plantar cara en Valencia sino también en Alicante, un feudo donde la coalición aspira a intentar disputar, cuando menos, el escaño.

En este sentido los números que barajan los artífices del pacto que desembocará en Més Compromís piensan que la novedad, la frescura y el producto propio que ofrecerá esta coalición, alejada del foco Pedro Sánchez-Pablo Iglesias, puede conquistar hasta el 20% de los votos obtenidos por Podemos en los últimos comicios generales y el 10% de los apoyos que recibió el Partido Socialista. Si lo trasladamos a toda la Comunidad Valenciana, entre los cerca de 750.000 votos que sumó el PSOE y los más de 380.000 que logró Podemos, la nueva coalición formado por Compromís y Más Madrid podría llegar a «aspirar» a unos 140.000 votos que unir a los 173.000 que los de Oltra obtuvieron el 28 de abril en la urna de las generales. Sería retener a parte de los votantes que ese mismo día apoyaron a Compromís en las autonómicas, donde reunió casi 450.000 sufragios.

Con esta prospección de resultados, Més Compromís podría llegar a alcanzar un segundo diputado por Valencia, que se uniría a Joan Baldoví y para la que se busca a una mujer independiente. Y además estaría en condiciones de jugar la partida del escaño por Alicante. Ya se puede dar por confirmado como cabeza de lista al exdiputado Ignasi Candela, como avanzo este periódico. De algún modo, esta traslación de resultados hipotéticos coincide con una encuesta que maneja la formación tras el primer impacto y que habla de que esta coalición aspiraría a 9 diputados en total, 5 en Madrid, 2 en Valencia, 1 en Alicante y otro en Sevilla. Antes de que pase más tiempo, Podemos ha reaccionado organizado en Alicante un acto preelectoral la próxima semana, el 4 de octubre, donde intervendrán, al menos, sus diputados Txema Guijarro y María Teresa Pérez. Los morados mueven ficha antes de arrancar una campaña con mucho en juego.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats