Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ximo Puig tiende «puentes» económicos con Cataluña para salvar el bloqueo político

Ante la incomunicación con Torra, el presidente valenciano muestra en Barcelona su apoyo a la conexión empresarial entre ambos territorios y al Corredor Mediterráneo

Puig tiende «puentes» económicos con Cataluña para salvar el bloqueo político

Puig tiende «puentes» económicos con Cataluña para salvar el bloqueo político

Si una puerta se cierra, se abre una ventana. Y si la corriente es adversa, hay que soplar en contra del viento. Con esa actitud se presentó ayer en Barcelona el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que acudió a Barcelona con motivo de la entrega de premios de Foment del Treball, la organización empresarial catalana, para dejar patente que el bloqueo político no debe impedir a la Comunidad Valenciana estar presente en Cataluña. Además de defender públicamente los intereses de las empresas valencianas, el discurso defendido ayer en la Ciudad Condal pasaba por mantener que Cataluña es el principal cliente comercial de la Comunidad y el principal proveedor, mientras que para Cataluña, el territorio valenciano es su segundo cliente principal y el cuarto proveedor. Unas cifras, sumadas a la cada vez mayor llegada de empresas que salen de Cataluña y se asientan en la Comunidad -cerca ya de 600 mercantiles, de las que unas 150 se han implantado en la provincia de Alicante-, que conceden a Ximo Puig la autoridad para romper la barrera política e izar la bandera de la defensa de los intereses económicos valencianos y de «miles de puestos de trabajo». Y todo ello en medio de la ausencia del presidente catalán, Quim Torra.

Ximo Puig acudió ayer a Barcelona junto con el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, en una muestra de complicidad entre patronales de comunidades autónomas vecinas, y con el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, lo que supone otro gesto evidente en un tema fundamental para el futuro de ambos territorios, el Corredor Mediterráneo. Precisamente, la última visita que el presidente valenciano viajó a Barcelona fue hace más de un año, en septiembre de 2018, con motivo de la cumbre empresarial por el Corredor Mediterráneo, a la que no asistió su homólogo catalán Quim Torra. Esta ausencia generó un evidente malestar entre empresarios de todo el arco mediterráneo (incluida Andalucía y Murcia), que vieron como Torra les daba la espalda, al igual que hizo ayer con las Medallas de Honor de Foment del Treball que concede la organización presidida por Josep Sánchez Llibre.

Hace menos de un mes, Ximo Puig exigió «respeto» a su homólogo catalán, Quim Torra, al pedirle que cuando hable de sus «ansias soberanistas» no incluya en ningún momento a la Comunidad Valenciana. El jefe del Consell pidió a Torra que no contaminara y le exigió «lo mismo que me exijo a mí mismo: respeto a la ley y a todos los ciudadanos». Con las relaciones entre ambos muy deterioradas, ayer no tuvieron la ocasión ni siquiera de saludarse en un evento donde sí acudieron representantes del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Muchos actores del conflicto catalán presentes en una cena a la que Ximo Puig acudió con su habitual defensa del diálogo como «única alternativa».

Para que no hubiera dudas, descartó que la institución autonómica que preside pueda asumir un papel mediador en el conflicto de Cataluña, pero eso no quita para manifestar que la Generalitat valenciana apuesta por una «normalización de la situación y que podamos ir juntos desde espacios de cooperación». Y con empresarios de por medio, de ambas orillas del Ebro, el jefe del Consell reclamó a los dirigentes políticos su obligación de «garantizar la convivencia», lo que no supone dar cheques en blanco. Puig trató ayer de fortalecer «la relación histórica, cultural y económica» que tienen valencianos y catalanes, un contacto que, en su opinión, «desgraciadamente no se ha podido fortalecer en los últimos años».

Un acto institucional con el presidente valenciano pero sin el catalán

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig acudió ayer a Barcelona para participar en la entrega de los XII Premis Carles Ferrer Salat, donde no acudió el presidente de la Generalitat catalana, Quim Torra, y sí lo hicieron las ministras en funciones Nadia Calviño (Economía), Maria Jesús Montero (Hacienda) y Margarita Robles (Justicia). En este acto, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en ausencia de Torra, pidió al Gobierno central recuperar el «camino» de la Declaración de Pedralbes del año pasado para retomar el diálogo entre ambas instituciones como solución al conflicto en Cataluña.

Puig emplaza a ERC a dar su respaldo al pacto entre los socialistas y Podemos

La presencia de Ximo Puig en Cataluña no pasó desapercibida para que el jefe del Consell también diera su opinión sobre el posible apoyo de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Para Puig, que ERC permita que Sánchez sea presidente -al menos con sus abstención en el Congreso-, «sería lo oportuno». El presidente de la Generalitat recalcó que en esta negociación «no hablamos de adhesión», y «sí de facilitar la formación de un gobierno progresista y abierto», donde sea imprescindible la necesidad de «llegar a acuerdos». Ximo Puig reiteró en la Ciudad Condal que se debe «desfronterizar la política» y no hacer «política de bloques permanentes» con dos ejes, cuyo resultado perjudica «a España y a Cataluña», señaló ayer Puig.

El jefe del Consell e Iceta muestran su sintonía sobre el modelo territorial

El líder del PSPV se reúne con su homólogo catalán como apoyo al pacto de izquierdas para gobernar en España

Antes de acudir a la entrega de los premios de Foment del Treball, el secretario del PSPV-PSOE, Ximo Puig, se reunió con el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. Ambos dirigentes socialistas, que entre otras cuestiones comparten la idea del federalismo que Pedro Sánchez «salvó» del último programa electoral del PSOE «por los pelos», mostraron una vez más su sintonía. Miquel Iceta recordó ayer la «identidad de criterio en todos los terrenos» que comparte con Ximo Puig, ya sea en política económica, en infraestructuras, en «la idea de España, en cómo abordar el conflicto catalán y en el apoyo a Pedro Sánchez con la formación de gobierno que ha elegido», aseguró.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats