Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Limpieza de militantes críticos

El lío de la ultraderecha: tres listas a la dirección provincial de Vox

El ilicitano Pascual Moxica se postula frente a Ana Vega y Manuel Mestre en un proceso que puede sumar otras dos candidaturas más

Manuel Mestre, Ana Vega y Pascual Moxica en un acto de la campaña electoral del 28 de abril. pilar cortés

Al menos tres listas para dirigir a Vox en la provincia... de momento. Las anunciadas elecciones primarias que decidirán la dirección ultraderechista en la provincia de Alicante para los próximos años, que deberían tener lugar a partir de marzo, después de que la formación de Santiago Abascal celebre su asamblea nacional en Madrid, ya han abierto una batalla. Y como mínimo ya hay tres candidaturas, aunque entre las bases del partido se barajan incluso hasta dos opciones más para que elija una militancia en un censo que tampoco está definida por completo, ya que la dirección nacional del partido ultra está llevado a cabo estos días una serie de expulsiones de afiliados considerados «díscolos» con la actual gestora provincial de Ana Vega.

A la candidatura «oficialista» que defienden los actuales responsables de la gestora liderada de forma transitoria por la presidenta provincial y síndica en las Cortes se suma la lista «alternativa» que encabezará una persona del entorno del diputado en el Congreso, Manuel Mestre (si es que el propio parlamentario no se decide a dar este paso). Y a estos dos sectores enfrentados desde hace meses, con el diálogo roto por completo entre el equipo de Manuel Mestre y la dirección provincial, se añade ahora otra opción, una «tercera vía», que quiere poner en marcha Pascual Moxica, un procurador ilicitano, candidato al Senado por Vox en las elecciones generales del 28 de abril y también del 10 de noviembre que, años atrás, fue concejal del PP en el Ayuntamiento de Elche.

Moxica aseguró ayer a este periódico que «a la vista de todo lo que está saliendo, de la lucha que existe entre unos y otros, me estoy planteando seriamente presentarme para dirigir el partido en la provincia». La intención de este nuevo aspirante es confeccionar «una lista con gente de todos los sectores, con personas que tengan la política como 'hobby', que sean empresarios o profesionales liberales que quieran ayudar y que no tengan que vivir de un cargo». A Pascual Moxica le duele «mucho» que «estemos todo el día enfrentados». El militante de Elche, que dice ser de los tres primeros que fundaron Vox en Alicante y el primer vicepresidente provincial, se pregunta: «¿Vamos camino de ser otro PP o qué nos pasa?». Entre esos enfrentamientos diarios, Moxica denuncia las expulsiones de militantes, con los que el partido se reserva una especie de «derecho de admisión». «Se puede dar de baja a arribistas, a gente que no es limpia, pero no se puede actuar igual con gente que no es de tu cuerda. Hay que limpiar el partido, pero no se pude hacer de esa manera», afirma Moxica.

Uno de estos excluidos del censo es Tomás Ortiz, de Torrevieja, director gráfico de Manuel Mestre que no ha sido aceptado como afiliado después de siete meses pagando la cuota y participado activamente en las campañas electorales. Las normas de Vox establecen un periodo de prueba a discreción de la dirección. Hay otros casos en El Campello (donde han expulsado a una militante que denunció un caso de supuesta financiación irregular del partido), San Miguel de Salinas, Elda, Cox, Mutxamel o Benidorm. Los afectados reclamn a la dirección nacional no comprender ni aceptar su «no admisión» en Vox, una «táctica que usa la gestora para eliminar militantes peligrosos», afirmaron fuentes del partido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats