Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oltra intenta rebajar las tensiones del Botànic con la aprobación del presupuesto del Consell

La vicepresidenta destaca que «las diferencias no son sinónimo de división» después de dos meses complicados donde han aflorado varios conflictos dentro del gobierno - La inestabilidad en Madrid hizo pensar en prorrogar unas cuentas que ahora son balsámicas

Mónica Oltra, ayer, a su llegada a la rueda de prensa tras la reunión del Consell. EFE / Biel Aliño

Cinco presupuestos en cinco años de Botànic. «El único gobierno autonómico peninsular que ha aprobado cinco presupuestos y cinco leyes de acompañamiento seguidas». Islas al margen, la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, aprovechó la euforia del día después de la aprobación del presupuesto de la Generalitat para 2020 para destacar la doble capacidad, de gestión y de aceptación, de los socios del Gobierno del Botànic II, formado por PSPV-PSOE, Compromís y Unidas Podemos. Unos socios que no siempre han estado bien avenidos, que han tenidos importantes discrepancias a la hora de configurar el proyecto económico del próximo ejercicio, que han llegado a romper la unidad de voto en un asunto como la contratación de policías interinos pero que después de dos meses de negociación, apretaron al unísono los 52 marcadores de votos a favor del presupuesto, por 44 votos en contra que sumó la oposición.

Es más, Mónica Oltra trató de sacar ayer ventaja de esas discrepancias (que en algún caso, como cuando la Conselleria de Economía se quedó con partidas presupuestarias que deberían haber ido a Innovación) y defendió tras la reunión del Consell que la aprobación de los presupuestos de la Generalitat para 2020, así como los de los cuatro años anteriores, evidencian que «las diferencias no son sinónimo de división». Para la vicepresidenta, este hecho pone de manifiesto también que «es lógico que en gobiernos plurales haya diferentes visiones, diferentes miradas sobre una misma problemática, y que eso se dialoga, se acuerda y no deviene en una división».

Debate bronco

Cuando cerca de las nueve de la noche del jueves, el presidente, Ximo Puig, y el resto de miembros del Consell se pusieron en pie y, entre abrazos, sonrisas y gestos de victoria, escuchaban los aplausos en la bancada de la izquierda, no solo se superan dos días de debate farragoso y, en muchas ocasiones, bronco que se dio en el parlamento valenciano. En un año marcado por las sucesivas convocatorias electorales y la inestabilidad política en España, con un gobierno central en funciones prácticamente desde el inicio del ejercicio, se llegó a especular con la posibilidad de prorrogar las cuentas de 2019 al no disponer de referencias sobre las previsiones de entregas a cuenta y liquidaciones estatales.

Por aquellos días, no faltaron reuniones entre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y el conseller valenciano del ramo, Vicent Soler. No obstante, fueron finalmente aprobadas el 31 de octubre por el Consell y entregadas ese mismo día, escasas horas antes de comenzar la campaña electoral del 10-N. El retraso respecto a lo previsto no importaba puesto que la hoja de ruta estaba marcada. El Botànic ya puede aplicar su bálsamo presupuestario.

Condena a la agresión homófoba a un edil de Compromís de Burjassot

La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, condenó ayer la agresión homófoba sufrida por un concejal de Compromís en Burjassot (Valencia). Oltra señaló que ese es el problema que surge cuando en política se «minimiza» el derecho y la libertad de las personas a su orientación afectiva, sexual y de género: «Algunos apuntan y otros pegan las palizas». La vicepresidenta criticó que esa paliza tiene «un componente homófobo clarísimo» ya que han insultado y pegado al edil «por su orientación sexual». En concreto, el concejal de Compromís en Burjassot, Ángel Vázquez, sufrió la madrugada del viernes pasado una brutal agresión en València por parte de dos individuos al grito de «maricón de mierda», que le causaron lesiones en el labio, las cejas, el ojo y la rotura de las gafas.

Oferta de empleo público docente con 3.575 plazas para Secundaria y otros cuerpos educativos

Las convocatorias desde 2018 son, en su conjunto, las más grandes en décadas lanzadas por la Generalitat

El pleno del Consell aprobado ayer la oferta de empleo público de personal docente no universitario dependiente de la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte para el año 2019 que contempla un total de 3.575 plazas de acceso libre, incluyendo 734 plazas convocadas y no cubiertas de la oferta del año 2018 en Secundaria y otros cuerpos.

Según explicó la vicepresidenta y portavoz, Mónica Oltra, con esta oferta se pretende asegurar la estabilidad de las plantillas para mejorar la calidad educativa, en «una clara apuesta por mejorar las condiciones laborales del profesorado valenciano». Incidió en que las convocatorias de 2018 (Infantil y Primaria), 2019 (Secundaria), 2020 (Secundaria) y 2021 (Infantil y Primaria) supone, en su conjunto, «la más grande en décadas» realizada por la Generalitat Valenciana.

En esta oferta de empleo habrá 2.771 plazas para profesores de Enseñanza Secundaria; 583 plazas para profesores técnicos de Formación Profesional; 60 para profesores de escuelas oficiales de idiomas; 33 para catedráticos de Música y Artes Escénicas; 41 para profesores de Música y Artes Escénicas y 87 para profesores de Artes Plásticas y Diseño.

Además, la oferta también incluye 720 plazas para la provisión mediante el turno de acceso al cuerpo superior. Estas plazas se distribuyen en 133 para profesores de Enseñanza Secundaria, 580 plazas para catedráticos de Enseñanza Secundaria y 7 plazas para Inspección Educativa. Además, se establecerá una cuota del 7% de las vacantes para ser cubiertas por personal con discapacidad de grado igual o superior al 33%, siempre que se superen las pruebas selectivas.

El objetivo de esta convocatoria es establecer la base para el desarrollo de los diferentes procedimientos de selección a los cuerpos docentes no universitarios que proporcionan tanto una reducción del profesorado que se encuentra en situación de temporalidad. En cuanto al coste asociado a la constitución de tribunales, la estimación asciende aproximadamente a 2.150.400 euros, mientras que la previsión de ingresos, correspondientes al abono de tasas es de unos 644.000 euros.

Otro pufo del PP de 36,6 millones por deudas del aeropuerto de Castellón

El pleno del Consell acordó la asunción, por parte de la Generalitat, de 36,6 millones de euros de deuda que Aerocas (el aeropuerto de Castellón) mantiene con la Sociedad de Proyectos Temáticos (SPTCV), con la finalidad de incrementar el patrimonio neto de ambas mercantiles y reforzar su solvencia. Oltra criticó que «la ocurrencia del aeropuerto peatonal», construido por Carlos Fabra, costó 200 millones a las arcas públicas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats