Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Setenta días sin sesión de control a Ximo Puig en las Cortes

No habrá plenos con intervención del jefe del Consell hasta el 5 de febrero

Setenta días sin sesión de control a Ximo Puig en las Cortes

Del 28 de noviembre de 2019 al 6 de febrero de 2020. Setenta días de diferencia en el calendario de actividad parlamentaria de las Cortes Valencianas, el tiempo que, como mínimo, estará el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, sin pasar por una sesión de control, donde se somete a las preguntas de todos los grupos políticos de forma habitual pero que, con las vacaciones navideñas -estiradas todo el mes de enero por lo menos en lo que afecta a sesiones plenarias-, no tendrá que rendir cuentas de su gestión hasta ya entrado el mes de febrero. A finales de noviembre, a Puig le tocó hablar del Banco Europeos de Inversiones, del acuerdo de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos, la situación de Cataluña, la sentencia de los ERE de Andalucía o la reforma tributaria del Botànic, asuntos que, a pesar de la distancia temporal, posiblemente se vuelvan cuado regrese a la tribuna del hemiciclo. Fue la última vez. Y ahora hasta febrero.

Con las vacaciones «anticipadas» de Navidad de los parlamentarios autonómicos, que incluso apuraron en dos días (miércoles y jueves) el debate de presupuestos y no tuvieron que volver ayer viernes a las Cortes para las votaciones finales, desde el parlamento valenciano se concretó ayer su próximo calendario, donde como novedad, se ha habilitado el mes de enero -un tiempo que habitualmente es de vacaciones parlamentarias- para la celebración de comisiones y para la constitución de nuevos órganos legislativos como el que se dedicará al estudio sobre la racionalización de los horarios desde la perspectiva de género y el de la la prevención de los riesgos de inundación en la comarca de la Vega Baja. En todo caso, con independencia de la actividad que pueda haber en dichas comisiones, el calendario aprobado en la Junta de Síndics por el PSPV-PSOE, Compromís y Unidas Podemos indica que la primera sesión plenaria de 2020 será los días 5 y 6 de febrero (en la segunda jornada es cuando se suele producir la sesión de control al presidente de la Generalitat), mientras que la siguiente será los días 19 y 20 de ese mismo mes.

A partir de ahí, marzo contará con plenos ordinarios los días 4 y 5 y el 11 y 12, mientras que en el mes de abril, las Cortes se reunirán en pleno el 1 y 2, y 29 y 30. En mayo, las sesiones plenarias serán 6 y 7; 20 y 21, y 27 y 28. En junio, los plenos serán los días 10 y 11, y 17 y 18, y ya durante julio, el pleno de les Cortes se reunirá los días 1 y 2. La propuesta aprobada por la Junta de Síndics incluye que en el resto de días en el que no se han fijado sesiones de todo el hemiciclo se podrán ordenar reuniones de las comisiones. Para dar continuidad al trabajo iniciado por les Cortes Valencianas, no se entenderán decaídas las iniciativas no legislativas pendientes de tramitar en pleno o en comisión, como por ejemplo preguntas, interpelaciones, solicitudes de comparecencias o proposiciones no de ley, aunque las preguntas orales en comisión, se transformarán en escritas y serán contestadas por el Consell antes del 3 de febrero.

Comptes, sí; Greuges, no

El próximo viernes, 27 de diciembre, está convocada la reunión de la Mesa de les Cortes y también, antes de que finalice el año -posiblemente el lunes 30 de diciembre-, está prevista la recepción al Síndic Major de Comptes, Vicent Cucarrella, para que entregue en el parlamento valenciano la memoria anual de la entidad, trámite imposible de evitar antes de que acabe el año y que en esta ocasión se va a apurar prácticamente hasta el último día hábil (el 31 de diciembre, al igual que el 24, no son operativos para la administración). No está en agenda, de momento, la presencia del Síndic de Greuges para entregar su memoría al presidente de las Cortes.

Este calendario tan extenso sin que el presidente de la Generalitat no de explicaciones en sede parlamentaria no ha pasado desapercibido para el Partido Popular. La secretaria general del PPCV, Eva Ortiz, criticó ayer el periodo de tiempo que Ximo Puig no tendrá que pasar por las Cortes, lo que supone para la dirigente popular que cada día que «pasa callado es una burla a todos los valencianos indigna de un presidente de la Generalitat». Ortiz no sitúa sus críticas tan solo en Puig, ya que acusa a sus socios en el Botànic de «ser cómplices de la opacidad del jefe del Consell» al permitir que no dé explicaciones en las Cortes. «Están convencidos de que sus escándalos, los de unos y otros -prosigue la diputada alicantina-, escamparán con el paso del tiempo y por eso no quieren que haya actividad en las Cortes hasta febrero. En el peor de los casos podríamos estar 70 días sin que el presidente dé la cara, aunque desde el PPCV no decaeremos en nuestro empeño en que dé explicaciones», concluyó la diputada Eva Ortiz.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats