Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell espera el pacto con ERC pero cree que la investidura no asegura el presupuesto

Confía en que un acuerdo rápido rebaje la tensión sobre Puig y ponga las bases de una nueva concepción territorial

El Consell espera el pacto con ERC pero cree que la investidura no asegura el presupuesto

El Congreso de los Diputados ha habilitado los días 28, 29 y 30 en previsión de una posible investidura de Pedro Sánchez; Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) afirma que solo faltan flecos para un acuerdo con el PSOE después de haber aparcado la unilateralidad, y todo apunta a que la Abogacía del Estado dictaminará que el preso Oriol Junqueras pueda recoger su acta de europarlamentario (no está tan claro que lo pueda hacer en Bruselas). Todas las líneas parecen converger hacia un pacto en breve que facilite la investidura del actual presidente en funciones con el apoyo de Unides Podem, otras fuerzas minoritarias (Compromís, entre ellas, con la que la negociación sigue avanzando para lograr el respaldo de Joan Baldoví) y la aquiescencia de ERC. Para el Gobierno valenciano, cuanto antes llegue la fumata blanca, mejor. Y ello, a pesar de que en el Consell dan por hecho que la posición de los republicanos catalanes será válida para la investidura, pero previsiblemente ya no para cuando dentro de unos meses haya que votar los Presupuestos del Estado de 2020. Esa, pronostican fuentes del Ejecutivo valenciano, será otra negociación y en ella podrían incorporarse actores diferentes. En todo caso, el papel de ERC volverá a ser protagonista con las cuentas.

Las cuentas de 2020 son fundamentales para la Generalitat, que ve cómo sus números son difíciles de sostener de cara a la galería sin el sostén de un presupuesto cómplice del Estado, como el que diseñó el Gobierno de Sánchez para 2019 y fue rechazado por el Congreso. Existe confianza en un final feliz de la negociación de la investidura, pero existen también recelos entre miembros del Consell a la actitud en el último minuto de ERC: «Un resbalón en la recta final podría ser fatal». Por ello, la medicina recetada entre los dirigentes socialistas es prudencia. El Gobierno valenciano de izquierdas necesita un Ejecutivo estable en Madrid no solo por cuestiones económicas. El PSPV también cree que un acuerdo rápido puede relajar la tensión de la derecha sobre el jefe del Consell. Dirigentes socialistas valencianos vinculan las últimas iniciativas políticas de los partidos conservadores contra Puig con su respaldo a la negociación con ERC y su alineamiento con los planteamientos del líder del PSC, Miquel Iceta, frente a los barones socialistas críticos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats