Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se centra en captar financiación en Europa

La Diputación «exporta» la estrategia que salvó a la Cámara

La institución provincial aspira a conseguir más de 40 millones desde la UE hasta 2027 para ampliar su margen de maniobra en la gestión

La Diputación «exporta» la estrategia que salvó a la Cámara

La Diputación «exporta» la estrategia que salvó a la Cámara

Carlos Mazón ha trasladado a la Diputación la estrategia con la que salvó las cuentas de la Cámara de Comercio para obtener la máxima financiación de la Unión Europea. La institución ha puesto toda la carne en el asador y se ha puesto las pilas para no perder esa oportunidad. Y lo ha hecho con base en la experiencia que tiene como director de la Cámara de Comercio de Alicante mediante la que enjugó positivamente las cuentas y redujo las deudas. Durante esa época, Mazón logró un equilibro presupuestario y desarrolló diferentes programas para cuestiones tecnológicas, apoyo al comercio urbano o empleo juvenil. De un presupuesto que rondaba los cinco millones, el 60% procedía de fondos europeos. Con esta apuesta, el organismo cameral, atenazado por las deudas, se salvó de un agujero que en 2012 llegó a poner en riesgo su continuidad. Mazón apostó por adelantarse a la nomenclatura europea y que sus trabajadores conocieran el lenguaje utilizado para mejorar la ejecución de fondos de la UE. Y funcionó. En 2017, la remontada se pudo corroborar con unas previsiones más equilibradas entre ingresos y gastos.

Como presidente de la Diputación, Carlos Mazón ha encargado al diputado y portavoz Adrián Ballester, convertido en su mano derecha, la función de encargarse de la oficina de captación de fondos europeos para estar en alerta a la conquista de las diferentes convocatorias y proyectos que se convocan desde los estamentos. «Además de nuestra experiencia se junta la vocación de Adrián Ballester para desarrollar este proyecto y adelantarnos al futuro», según afirmó ayer Mazón, recordando que la Diputación se ha puesto al servicio de la Generalitat Valenciana para no perder estas posibilidades de financiación. En estos momentos, la Diputación aspira al Fondo Social Europeo por 7 millones de euros, a inversiones en cambio climático por 15 millones, actuaciones para el desarrollo provincial por 10 millones y el despliegue del modelo digital por 8 millones. En total, 40 millones de euros hasta 2027.

Uno de los temas más destacados es el desarrollo tecnológico de los municipios de la provincia. La Diputación se ha marcado el reto de conseguir que las ciudades sean inteligentes y tecnológicamente desarrolladas. Según dijo ayer Ballester «uno de los grandes pilares de esta próxima legislatura va a ser el uso de las tecnologías disruptivas. Vamos a seguir buscando financiación para continuar con estos proyectos». Otro de los principales objetivos es participar en la ejecución de los fondos europeos de desarrollo regional. Por ello, participará en las convocatorias que se realicen para financiar los planes de inversiones. Ballester ha planteado recientemente a la Generalitat realizar una Inversión Territorial Integrada para la Vega Baja en la que se canalice las necesidades que tiene la comarca para evitar las graves inundaciones que sufrió el pasado mes de septiembre.

Gran nube de datos

Con el proyecto «Smart Costa Blanca» se va a crear una gran nube de datos e información en tiempo real de lo que está ocurriendo en los principales puntos turísticos de la provincia. De esta manera, se podrá tener información sobre el tiempo, la afluencia a los lugares de interés, el acceso a internet, el estado de los parkings o saber la opinión de los turistas sobre los servicios. Para cumplir con los objetivos propuestos, la Diputación quiere tener como socios a los mejores especialistas en captación de fondos. Por ello, va a dedicar 120.000 euros este año a contratar profesionales que puedan asesorar en la preparación de las propuestas.

Firme apuesta por crear una cultura de petición de ayudas

Adrián Ballester ha viajado en varias ocasiones a Bruselas con el proyecto europeo de ciudades digitales. El portavoz considera que la Diputación es una herramienta más para que los ayuntamientos consigan fondos europeos «pero el verdadero objetivo es que sean los propios ayuntamientos quienes puedan buscar y solicitar las ayudas europeas que necesiten para sus municipios». En este año 2020 se aprobará una convocatoria de ayudas de 60.000 euros para fomentar la petición de fondos europeos por parte de los ayuntamientos. La idea es crear una cultura y conocimiento de petición de fondos a la UE. También se seguirán realizando cursos en materia de la UE a los empleados públicos de los ayuntamientos, así como cursos de inglés.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats