Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los partidos se van de congreso

Todas las formaciones políticas aceleran estos días sus maquinarias para preparar el relevo o la continuidad de sus líderes

Los partidos se van de congreso

Los partidos se van de congreso

PSOE: Puig en el PSPV y Toni Francés en Alicante

El julio de 2017, el PSPV-PSOE celebró el Elche su último Congreso Nacional. En su discurso como renovado líder del socialismo valenciano, Ximo Puig anunció que comenzaba su «último proceso orgánico» y que no aspiraría, otra vez, a ser el secretario general del PSPV. Tras unos meses con ciertas dudas sobre su continuidad al frente del partido, Ximo Puig, ya ha manifestado que su sucesor es él mismo. Un relevo al frente de la cúpula del socialismo valenciano conllevaría una bicefalia que Puig quiere evitar. La mejor forma de evitar el choque de intereses entre la jefatura del Consell y el liderazgo del PSPV es seguir compartiendo ambas responsabilidades, lo que se traducirá en un nuevo cónclave que tendrá lugar posiblemente el próximo verano pero siempre en función del congreso federal del PSOE. Con Puig y Sánchez al frente de sus respectivos gobiernos, ambos tratarán de labrarse un futuro lo más despejado posible de adversarios internos. En la provincia de Alicante, también debe haber relevo al estar alcalde de Xàbia, José Chulvi, su actual secretario provincial, ya alejado de la Diputación. El alcalde de Alcoy, Toni Francés, se perfila como relevo.

Compromís se juega todo su futuro

En 2020 se celebrarán los congresos de los dos principales partidos de Compromís. Para el mes de junio, una cita que determinará el futuro de la coalición, se celebrará el octavo congreso del Bloc, el socio mayoritario de la coalición, creado en 1997 como continuidad de la Unitat del Poble Valencià y del que, una vez más, se vuelve a hablar de «refundación». Y luego la asamblea de Iniciativa, el partido de Mónica Oltra. Las semanas previas la cita están siendo muy activas, no solo por los pasos acordados por la actual dirección del Bloc en manos de Àgueda Micó y el conseller Vicent Marzà (encargado de la ponencia que marcará de la estrategia ideológica del partido), sino por el escrito que hicieron público a finales de 2019 un grupo de veteranos dirigentes del Bloc como el presidente de las Cortes, Enric Morera, el conseller Rafa Climent, el diputado Joan Baldoví o el portavoz municipal de Alicante, Natxo Bellido, partidarios de reforzar al máximo Compromís. Tras la tormenta inicial, parece que las aguas vuelven a su cauce. Ambos partidos están dispuestos a compartir una federación de partidos para reforzar lo que, hasta aquí, es sólo una coalición.

Podemos: Asamblea en mayo sin un liderazgo claro

Con poco más de cinco años de existencia, Podemos afronta un año decisivo sobre su futuro. En la Comunidad Valenciana, la dimisión del alicantino Antonio Estañ como secretario general en noviembre dejó el partido en manos de una gestora técnica encargada de pilotar la formación hasta la Asamblea Ciudadana Autonómica, convocada en mayo, que decidirá la composición de la tercera ejecutiva que toma las riendas del partido en solo un lustro. La repetición electoral del 10-N dejó en punto muerto el calendario de plazos, pero ya se ha activado la maquinaria. Con Podemos integrada en gobiernos de coalición, tanto en Madrid como en València, el partido de Pablo Iglesias afronta una fase decisiva para fortalecer su organización interna, tanto a nivel nacional como autonómico. Con muchas dudas por despejar, parece que otra alicantina, la alcoyana Naiara Davó, síndica en las Cortes, se perfila como máxima responsable de la secretaría general autonómica. En el debate también surgirá el papel que jugará el vicepresidente del Consell, Rubén Martínez Dalmau, alejado de órganos de decisión internos y máximo exponente de los morados con el Botànic II.

PP: Espera con Mazón en fase creciente

Desde la marcha en junio de José Ciscar como presidente provincial del PP, los populares alicantinos están a la espera de confirmar la renovación de su cúpula directiva, encabezada desde entonces, de forma provisional por el alcalde de Torrevieja, Eduardo Dolón, como presidente y con Toni Pérez, primer edil de Benidorm, como secretario general. Para que el presidente de la Diputación, Carlos Mazón -como todo el PP contempla- asuma las riendas provinciales del partido, el PP alicantino maneja distintas opciones de calendario de congresos -nacional, regional y provincial-, pero todo pasa por la decisión que tome el presidente nacional, Pablo Casado. En València (capital y provincia) urge poner fin a una gestora que solo genera problemas, y que se debe resolver antes de afrontar el congreso regional, pero por el camino se baraja un golpe de timón estratégico, en manos de Génova, para adelantar el congreso de Alicante antes del cónclave autonómico. Así, Mazón llegaría ungido con todos los honores a esa posterior cumbre autonómica donde se comenzará a decidir quien aspira a la Generalitat en 2023. Nadie da por hecho que Isabel Bonig repita como cabeza de cartel.

VOX: Batalla sin cuartel por el mando ultra

Recién llegados y con mucha ansia de poder. Las previsibles elecciones primarias que decidirán la dirección de Vox en la provincia para los próximos años, con la que se debe poner fin a una gestora, ya cuentan, de momento, con tres listas para dirigir a la formación de ultraderecha en Alicante. Si Santiago Abascal quiere, después de que él mismo sea entronizado en la asamblea nacional de marzo, habrá elecciones para decidir quien manda en esta provincia, donde el partido ultra ha obtenido uno de sus mejores resultados. Como mínimo ya hay tres candidaturas, aunque entre las bases del partido se barajan incluso hasta dos opciones más para que elija una militancia integrada en un censo que tampoco está definido por completo, ya que la dirección nacional de Vox está llevando a cabo estos días una serie de expulsiones de afiliados considerados «díscolos» con la actual gestora provincial de Ana Vega. A la candidatura «oficialista», liderada de forma transitoria por la síndica en las Cortes, se suma la lista «alternativa» que encabezará el diputado Manuel Mestre (o alguien de su entorno) y una «tercera vía», la del ilicitano, candidato al Senado, Pascual Moxica.

Ciudadanos: Un proceso interno en peligro de extinción

La dimisión de Albert Rivera tras el fracaso de Ciudadanos el 10-N precipitó la imperiosa necesidad de la formación naranja en dar un giro absoluto a sus estructuras orgánicas, especialmente a nivel autonómico y provincial, donde hasta ahora han funcionado con una dirección olegiada, con cinco cabezas, una por área, y sin ningún líder. Tras unos días donde las espadas, los sables y la dinamita hacían volar por los aires los puentes entre dos bandos muy marcados, liderados por el síndic en las Cortes, Toni Cantó y el senador alicantino Emilio Argüeso, ahora llega el momento de esperar a que la nueva dirección de la formación naranja la que tome las medidas oportunas la próxima primavera. Hoy en día, en el menguado Cs, que atesora poder en la Diputación y el Ayuntamiento de Alicante, todo pasa por lo que se decida en el congreso del 15 de marzo. Ese día, salvo sorpresa, será Inés Arrimadas la que deba encauzar el partido. En ese movimiento de fichas, la diputada Marta Martín tiene muchas opciones de ser la pieza clave. El problema es que se juega todo a una carta. Ciudadanos está en la UVI y, lo que es peor, en claro peligro de extinción.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats