Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jugada socialista para intentar dejar a Mazón por primera vez en minoría en la Diputación

El PSPV registra una moción rechazando el «pin parental» de la ultraderecha para poner a prueba la unidad del PP y Ciudadanos, que ya rompieron por este tema en el Ayuntamiento de Alicante

Ortiz moderó el debate entre los portavoces de las diputaciones de Valencia y de Castellón y Mazón.

Ortiz moderó el debate entre los portavoces de las diputaciones de Valencia y de Castellón y Mazón. Información

Maniobra de los socialistas en la Diputación de Alicante para intentar profundizar en las grietas de la relación entre los socios de gobierno. El portavoz del PSPV y alcalde de Alcoy, Toni Francés, ha puesto sobre la mesa una iniciativa que puede enfangar en un nuevo barrizal a Carlos Mazón. Ayer presentó una moción al pleno para censurar el «pin parental» de la ultraderecha y, de paso, intentar dejar en solitario al PP frente a Ciudadanos, tras la fractura de la unidad del voto que el jueves protagonizaron los dos partidos en el pleno del Ayuntamiento de Alicante por este mismo asunto. Asunto comprometido para el presidente de la Diputación en el pleno a celebrar el miércoles.

Los socialistas le han preparado una emboscada eligiendo una cuestión ideológica como campo de batalla para poner en un brete a los populares y trata de dejarlos en precario sea cual sea la decisión que adopten. Maniatados por la trampa de la ultraderecha, si Mazón se posiciona contra la moción, conforme a su propio voto en el Ayuntamiento de Alicante, se quedará previsiblemente en minoría teniendo en cuenta que Ciudadanos censura el «pin parental», como ya ocurrió en la capital alicantina. Si por el contrario, Mazón y los se abstienen o incluso votan a favor a la propuesta de la izquierda para evitar el primer gran choque frontal contra sus socios, se colocaría en el centro de la polémica por contrariar a su partido y alumbrar diferencias internas. Susto o muerte para Mazón.

Con este movimiento, Toni Francés fía su estrategia a un objetivo: evidenciar las diferencias entre los socios de gobierno, provocar un encontronazo y reabrir el debate sobre una posible moción de censura una vez pase el congreso de Ciudadanos, en el que las ponencias ideológicas abren la puerta a pactos con la izquierda. Los de Ximo Puig elevan el tono tras haber tomado las riendas en muchos momentos de los últimos dos meses del debate político en la Diputación y disputarle a Gerard Fullana, portavoz de Compromís, la iniciativa de la oposición. En el Ayuntamiento de Alicante, el PP ya se encontró el jueves el voto en contra de Ciudadanos. El próximo miércoles, en la sesión plenaria que se celebrará en el Palacio Provincial, podría ocurrir lo mismo, con una diferencia notable. Mazón puede quedarse solo apoyando el «pin parental» puesto que Vox no tiene representación en la Diputación.

La portavoz adjunta del PSPV, Patricia Maciá, aseguró ayer que la finalidad de esta moción es garantizar la pluralidad del pensamiento y cumplir los planes de igualdad en los centros educativos: «No queremos la censura educativa que promueve las derechas, pero no sabemos si el PP y Ciudadanos lo tienen claro y queremos saber qué van a hacer». La propuesta pide reforzar el cumplimiento de los planes de igualdad, protocolos LGTBI y formación en igualdad en los centros educativos para la prevención de la violencia de género y superar el sexismo y garantizar la enseñanza de principios de convivencia, «respeto y tolerancia de una sociedad democrática». La también edil socialista en el Ayuntamiento de Elche añadió ayer que «queremos niños solidarios sin tintes homófobos, que es lo que pretende la derecha de Vox».

Marcar el terreno dentro del PP en València

Carlos Mazón afianza su perfil territorial y político durante una jornada en presencia de Isabel Bonig y de Álvarez de Toledo

Carlos Mazón participó ayer en la Interparlamentaria regional del PP, que se celebró en València y apuntaló posiciones con una defensa a ultranza del papel de las diputaciones. El presidente de la institución alicantina desplegó una batería de acusaciones contra Ximo Puig y aseguró que la Diputación está sufragando gastos «que debería asumir la Generalitat» en referencia a las competencias sociosanitarias. Mazón se refirió también al Tajo-Segura, otro de sus principales caballos de batalla: «Estamos en un momento en que si no fuera por la Diputación de Alicante no se hablaría de agua. Estamos ejerciendo competencias que no hace la Generalitat. En las últimas alegaciones a los planes de cuenca la Conselleria de Agricultura -se quejó- ha hecho mutis por el foro».

Además, acusó a la ministra Teresa Ribera de querer dar «una puñalada» al Tajo-Segura y mostró su preocupación «por la deriva de la Generalitat en cuestiones como lo público o privado, los problemas en sanidad o el ataque a la concertada». Mazón marcó su terreno en València después de su periplo madrileño durante la semana de Fitur. El presidente de la Diputación juega a ejercer influencia en la decisión que se tenga que tomar dentro del PP de la Comunidad Valenciana sobre el futuro de Isabel Bonig. Y está tratando de afianzar no sólo su perfil territorial sino también político. A la convención, junto a Isabel Bonig, asistió Cayetana Álvarez de Toledo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats