Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís avisa a Pedro Sánchez que la financiación de la Comunidad no se arregla a base de más deudas

Baldoví recuerda a los socialistas que tienen que cumplir con los valencianos en los presupuestos y presentar antes de septiembre la propuesta de un nuevo sistema

El secretario autonómico Francesc Gamero y el conseller Vicent Soler, en el último CPFF.

El secretario autonómico Francesc Gamero y el conseller Vicent Soler, en el último CPFF. kiko huesca / efe

El sistema acordado por el Gobierno para abonar el IVA retenido por Hacienda desde 2017, a través de un préstamo extraordinario del FLA, ha puesto en guardia a Compromís. Joan Baldoví, portavoz de la coalición valencianista en el Congreso, se mostró ayer muy crítico con la propuesta de la ministra María Jesús Montero, aceptada por la mayoría de comunidades autónomas que asistieron al último Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). «La solución para abonar el IVA que se nos debe desde 2017 no es que nos permitan endeudarnos más. Esa no es la solución para que se nos abone un dinero que generamos los valencianos con nuestro esfuerzo y que tiene que revertir en todos nosotros. Eso es una nueva trampa del Gobierno», aseguró el diputado de Compromís en declaraciones a este periódico.

Baldoví no tuvo reparos en afirmar que «un nuevo préstamo, evidentemente, lo consideramos insultante». Ante ese primer movimiento de fichas, el representante de Compromís en la Cámara Baja mantiene su confianza en que el gobierno «cumpla los acuerdos que firmó con nosotros» por los que en el mes de septiembre «el ministerio debe presentar un nuevo modelo de financiación». Para llegar a este fin, «vamos a ser muy exigentes y muy vigilantes», insistió Baldoví, para el que «el tiempo de estudios y de reuniones ha acabado; ahora es el momento de la política y de que el ministerio empiece ya a trabajar de una manera más clara y demuestre el compromiso que tiene con todo el pueblo valenciano».

El diputado mantuvo esta misma línea argumental en el Congreso en la tarde de ayer, donde intervino en nombre del Grupo Plural y, además de meterse «con la desfachatez del PP, que no hizo nada» por la financiación, recordó que la Comunidad Valenciana tiene «el honroso título del farolillo rojo» entre los territorios peor financiados, algo que «se tiene que arreglar» con los presupuestos de 2020 y con el acuerdo de investidura que los socialistas alcanzaron con Compromís.

Dudas entre socios

Ese misma incertidumbre se desprendió ayer entre los partidos firmantes del pacto del Botànic, que aseguraron que los acuerdos alcanzados son «insuficientes», pero suponen «un avance», mientras que para la oposición lo único que se ha logrado es «hacer el ridículo» y «ser irresponsable con el dinero», tal y como afirmó ayer la portavoz adjunta del PP, Eva Ortiz, o hacer que la Comunidad «se vea de nuevo relegada al pelotón de los maltratados», indicó el síndic de Ciudadanos, Toni Cantó.

Para el síndic del PSPV-PSOE, Manolo Mata, «nadie sale contento, ni las autonomías ni el gobierno», pero la Comunidad Valenciana «está mejor de lo que estaba». En cambio Aitana Mas, que calificó la medida de «la menos mala», fue más exigente al esperar que en el próximo CPFF se deben tener en cuenta las reivindicaciones de la Comunidad. Para la síndica de Unidas Podemos, Naiara Davó, el nuevo gobierno está demostrando «un cambio de sensibilidad con las comunidades».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats