Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

La Comunidad Valenciana saca pecho del diálogo social durante la crisis del coronavirus

Consell, sindicatos y patronal pactan la hoja de ruta para llegar a un gran acuerdo de reconstrucción económica tras la crisis del covid solo unos días después de la ruptura de la CEOE con el Ejecutivo central

La Comunidad Valenciana saca pecho del diálogo social durante la crisis del coronavirus

La Comunidad Valenciana saca pecho del diálogo social durante la crisis del coronavirus

En contraposición con lo que ocurre a nivel nacional, donde la CEOE ha decidido suspender los encuentros con el Gobierno tras el pacto de PSOE y Podemos con Bildu para derogar la reforma laboral, el diálogo social goza de buena salud en la Comunidad Valenciana. La Generalitat, los sindicatos CC OO y UGT, y la patronal autonómica CEV exhibieron ayer, de nuevo, su buena sintonía al consensuar el plan de trabajo que debe conducir a finales del mes de julio a un gran acuerdo para impulsar la recuperación de la economía de la Comunidad y dejar atrás los estragos provocados por el covid-19.

Un acto convocado por la Generalitat dentro de su estrategia de superación de la crisis «Alcem-nos», que también incluye la comisión de reconstrucción que se ha constituido en las Cortes, pero al que los empresarios acudieron con toda la intención de poner en evidencia al Ejecutivo central frente a la gestión del Consell, según reconocieron fuentes de la organización liderada por Salvador Navarro. En este sentido, el propio presidente de CEOE, Antonio Garamendi, estaba informado del encuentro y había animado a la organización autonómica a acudir para dejar clara que la bofetada es para Pedro Sánchez.

Además, Salvador Navarro aprovechó una de sus intervenciones para recalcar el malestar del empresariado con el Gobierno central por haber aprovechado las negociaciones sobre el estado de alarma para pactar «con partidos con cierto déficit democrático cuestiones que deben tratarse en el ámbito del diálogo social», según apuntan fuentes presentes en el encuentro.

Una vez concluida la reunión, el propio Ximo Puig recalcó la importancia «fundamental» del diálogo con los agentes sociales. «En este momento más que nunca debemos estar todos unidos», señaló el jefe del Consell. En cuanto al acuerdo por la recuperación, y en línea con las conclusiones del estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) que se presentó la semana pasada, Puig apuntó que la salida de la actual situación «pasa por darle un acelerón a aquellas reformas que ya eran necesarias» para mejorar la productividad y el funcionamiento de la economía. Por ejemplo, mediante la digitalización, la apuesta por sectores que generen mayor valor añadido, favorecer el crecimiento del tamaño de las empresas o apostar por la transición hacia una economía más verde. Unas reformas a las deben sumarse otras actuaciones en el ámbito social.

Por su parte, el presidente de la patronal señaló la necesidad de continuar con las ayudas, porque «no podemos permitir que caiga ninguna empresa». Así, recordó que los negocios «tardan mucho en crearse y en mantenerse, pero poco en caer», por lo que deben protegerse. Desde la parte sindical, el secretario general de CC OO PV, Arturo León, destacó que pondrán el acento en el refuerzo de la sanidad pública, los servicios sociales y la educación, así como en ayudar a sectores como la automoción, la industria auxiliar y el turismo, para reactivar la economía.

Por último, el secretario general de UGT-PV, Ismael Sáez, aseguró que hace falta mejorar la financiación autonómica y obtener recursos de la UE para afrontar esta crisis que, según recordó, se suma «al problema endémico -de la Comunidad- de estar doce puntos por debajo de la media en la renta per cápita». Según el calendario, el acuerdo para la reconstrucción debe estar listo el 22 de julio.

Casi 130.000 afectados por ERTE en la provincia

Hasta 25.636 empresas alicantinas han solicitado una suspensión temporal de empleo durante la crisis

El número de trabajadores alicantinos que se han visto afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) desde el inicio de la crisis del covid-19 alcanza ya los 129.607, según los últimos datos de la Conselleria de Economía. Son 113 más que en el balance anterior, cerrado el pasado jueves. Lo que se desconoce es cuántos de estos trabajadores ya se han vuelto a reincorporar a su puesto ya que la Generalitat no dispone de ese dato.

En cuanto al número de empresas que se ha acogido a esta medida, hasta la fecha ya son 25.636, quince más que el pasado jueves, de acuerdo con las mismas fuentes. Por actividades, la mayoría de los expedientes pertenecen al sector servicios, con un total de 22.034 ERTE solicitados, que afectan a 101.455 trabajadores. Le siguen la industria, con 2.036 expedientes, que incluyen a 21.563 profesionales; la construcción, con 1.431 peticiones y 6.023 afectados; y por último se sitúa la agricultura, que contabiliza 135 peticiones con 570 trabajadores en paro temporal.

En cuanto al grado de resolución, hasta el día 24, la Generalitat había dado su visto bueno a 23.495 procedimientos, que afectan a 113.042 trabajadores. Eso no significa que todos ellos estén cobrando ya la prestación, ya que luego es el Sepe, dependiente del Gobierno, el que debe autorizar el pago de las ayudas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats