Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aprobada la ley que regula las tragaperras y aleja los centros de apuestas de los colegios

El conseller Vicent Soler.

El conseller Vicent Soler.

Tras un largo periplo que arrancó con un primer borrador hace ya tres años, las Cortes Valencianas aprobaron la nueva Ley del Juego, destinada a la prevención de la ludopatía en la Comunidad con los únicos votos de los tres socios del Botànic, el tesón del conseller Vicent Soler y entre fuerte tensión. La votación telemática, interrumpida por errores del sistema, culminó una semana en la que los tres grupos del bloque de la derecha han intentado boicotear la aprobación, diputados de la izquierda han denunciado sentirse «presionados» por los «lobbys» del juego, se han convocado acciones de protesta callejera crca del parlamento y se han producido hasta acusaciones veladas de corrupción.

Finalmente, 52 votos favorables de los parlamentarios del PSPV, Compromís y Podemos; 37 en contra del PP y de Ciudadanos; y 10 abstenciones de Vox, que optaron por marcharse de la sesión. Un último informe de los servicios jurídicos de las Cortes tras las dudas esgrimidas por la ultraderecha y el PP avaló el sistema de voto. La derecha se opone al entender que la norma afecta al empleo en un momento de crisis mientras que la izquierda la considera más necesaria que nunca para controlar la tentación de personas que crean en el juego como fórmula de dinero fácil en tiempos de dificultad pero que, en realidad, puedan acabar completamente arruinadas. La norma regula las máquinas tragaperras en la hostelería con un dispositivo de control como ocurre con las de tabaco. Además, como novedad, las salas de juego deberán cumplir la distancia de 850 metros respecto a colegios e institutos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats