Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís anuncia que volverá a votar «no» en la prórroga del estado de alarma

La coalición valencianista acusa al PSOE de cerrarse en banda a negociar y queda relegada. Puig pide desligar el estado de alarma de otras cuestiones

El diputado Joan Baldoví.

El diputado Joan Baldoví. EFE/Mariscal

La celeridad con la que el PSOE se ha asegurado la aritmética parlamentaria necesaria para sacar adelante la sexta y última prórroga del estado de alarma, recuperando la alianza perdida con ERC -uno de sus socios de investidura- no se ha traducido de momento en un acercamiento a Compromís. Las relaciones entre el Gobierno y la coalición valencianista continúan rotas desde que, hace dos semanas, el diputado Joan Baldoví votó en contra de la quinta prórroga por la falta de acuerdo en torno a las reivindicaciones en materia económica para la C. Valenciana.

Con vistas a la nueva prueba de fuego en el Congreso, Compromís se mantiene enrocado en el «no». En las filas de la coalición sostienen que la pelota está en el tejado de un Ejecutivo Central al que acusan de cerrarse en banda a cualquier cambio de posición. No ven, por lo tanto, ningún avance para retomar el diálogo. Minutos después de confirmar Pedro Sánchez la solicitud de una última prórroga hasta el 21 de junio, Baldoví dejó claro su relato: «Si el Gobierno ni tan solo accede a negociar, ¿en base a qué pretenden que les votemos a favor? ¿A su cara bonita?».

El anuncio se produjo un día después del acuerdo cerrado por el PSOE con ERC en virtud del cual los nacionalistas catalanes garantizan su abstención a cambio de que las comunidades autónomas recuperen el control de sus competencias en la tercera fase de la desescalada y de que se impulsen mecanismos para que éstas participen en la gestión los fondos de reconstrucción europeos. En cambio, Compromís permanece descolgado en el juego de las concesiones parlamentarias, donde de nuevo el PNV ha rascado compromisos al Gobierno como contrapartida a su apoyo en la votación.

Cogestión

Las palabras del ministerio de Seguridad Social respecto a la falta de preparación de autonomías como la valenciana a la hora de cogestionar de forma rápida e inmediata el nuevo ingreso mínimo vital han avivado las críticas de Compromís, que no ve garantías tras las promesas del Gobierno para mejorar el reparto del fondo no reembolsable de 16.000 millones.

Aunque se han producido breves contactos con el PSOE, no han servido para aproximar posiciones. Baldoví dice estar abierto a la negociación, pero pone como condición que la Comunidad Valenciana reciba más dinero para compensar el esfuerzo en sufragar el gasto sanitario generado por la crisis. «Nosotros no nos vamos a mover», advirtió ayer el diputado.

Los ataques de Compromís al Gobierno volvieron a generar fricciones en el Botànic. Para el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, la manera de funcionar de la coalición valencianista, oponiéndose a la prórroga, «no ha sido la más correcta». Puig abogó por «discernir la necesidad de seguir limitando los movimientos de otras cuestiones».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats