Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un congreso provincial del PP a medida de Mazón y con recorrido autonómico

La cúpula popular encarga la organización al diputado Adrián Ballester y convoca el cónclave para el 18 de julio en el ADDA

En el PP, casi siempre, todo suele estar atado... y bien atado. Y eso pasó con el primer acto del congreso provincial que, como este periódico venía relatando desde el pasado miércoles, ya ha quedado convocado de forma oficial. Cuenta atrás con un resultado final que está cantado de antemano. Carlos Mazón unirá el mando institucional que le concede la presidencia de la Diputación con el control del PP. Un congreso a la medida de Mazón hasta en sus últimos detalles y con una estrategia política que tiene un recorrido autonómico. Sólo hay que ver el lema elegido por los populares alicantinos. «Más provincia, més Comunitat». Blanco y en botella. Pocas dudas sobre el objetivo final de la operación de Pablo Casado y Teodoro García Egea. Controlar desde Alicante la obligada renovación del PP en la Comunidad Valenciana, un escenario que deja en precario a Isabel Bonig. Cuestión de tiempo.

La liturgia de la convocatoria popular, tan controlada en las formas como previsible en el fondo, se escenificó en dos actos. Por la mañana, la cúpula nacional del PP sentó las bases del proceso que incluye, además del congreso alicantino, las convocatorias en la ciudad de València y en su provincia. Serán citas escalonadas. Una por fin de semana desde el 10 de julio, en vísperas de las elecciones vascas y gallegas, hasta el 25. Tres fines de semana seguidos. La entronización de Mazón como líder de los populares alicantinos queda marcada, finalmente, justo en el centro: 18 de julio. Cosas de la agenda de Casado, apuntaron desde el PP para los malpensados.

Ya con la fecha puesta, Teodoro García Egea premió a uno de los dirigentes que está llamado a ocupar un espacio clave en el proyecto de Mazón: Adrián Ballester. El concejal de Redován y portavoz del equipo de gobierno en la Diputación presidirá el comité organizador del congreso. No es una elección que tenga una significación puramente logística. Ni mucho menos. Ballester es un «pata negra» del casadismo. Fue uno de los que se sumó desde el principio en Alicante al proyecto del ahora líder del PP frente a los que votaron primero a Cospedal y luego se apuntaron de segundas. Es un hombre de confianza de García Egea pero, sobre todo, una de las piedras angulares de la gestión de Carlos Mazón en la Diputación.

Junto al mencionado Adrián Ballester, Génova ha diseñado un comité organizador de la confianza de Mazón. Repesca, incluso, a militantes que formaron parte en época zaplanista del aparato de la sede provincial del PP como Consuelo Maluenda, que será la vicepresidenta de éste órgano. Actuará en calidad de secretaria la benidormense Silvia Fernandez. Como vocales Arturo Poquet, alcalde de Benissa; los primeros ediles de Relleu y El Campello, Lino Pascual y Juanjo Berenguer; Maria García, portavoz municipal en el Ayuntamiento de Agres; el ilicitano Sergio Rodríguez, asesor en la Diputación; Manuel Hernández, concejal de La Romana; la alcaldesa de Biar, Magdalena Martinez; y el primer edil de Formentera del Segura, Francisco Cano.

Resuelta la convocatoria en Madrid con un cambio estatutario que permitirá celebrar el congreso con una parte presencial y otra telemática, la Junta Directiva Provincial remató la faena por la tarde. Escogió un escenario emblemático que simboliza, en gran medida, una parte de la gestión del PP durante los últimos 25 años en la Diputación: el Adda. Y puso título a la ponencia: «Centrados en lo que nos une». Un mensaje que intenta trasladar imagen de moderación con el PP escorado ahora hacia su alma más conservadora. Estará coordinada por el ilicitano Pablo Ruz, senador y concejal, además de por María Gómez, alcaldesa de Almoradí y otra de las personas más ligadas a Mazón en la Diputación. Gran parte del poder interno del PP vuelve al sur de la provincia. De una tacada, Casado acelera el paso, intenta asegurarse el mando de una organización estratégica en la Comunidad Valenciana y convierte a Mazón en el principal referente institucional y orgánico del PP autonómico. Le concede gran parte de la capacidad de decisión para renovar a su vez la cúpula regional. Teniendo en cuenta, además, que para encabezar el partido en Valencia, envuelto en mil conflictos, el designado por Génova es un liderazgo de perfil bajo. Vicente Mompó, alcalde de Gavarda, un pueblo de mil habitantes. Así que es el PP de Alicante el destinado a tirar del carro... de toda la Comunidad.ia, para el que las familias de los populares valencianos han elegido como candidato a Vicente Mompó, alcalde de Gavarda. Un liderazgo de perfil bajo que abona aún más la idea de que será la organización alicantina del PP la que tendrá que tirar de la renovación autonómica del partido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats