Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El exdirector de RTVV niega trato de favor al ventrílocuo José Luis Moreno

López Jaraba defiende su gestión en la televisión pública en el juicio por presunta malversación

José López Jaraba a su llegada a la Ciudad de la Justicia junto a su abogado, David González.

José López Jaraba a su llegada a la Ciudad de la Justicia junto a su abogado, David González. biel aliño / efe

La causa del agujero de 1.300 millones en la gestión de Ràdio televisió Valenciana SA (RTVV) ha quedado reducido al juicio que dirime en la sección cuarta de la Audiencia de València si fue una malversación el pago de 1,7 millones al empresario José Luis Moreno por un programa de pésima calidad.

En el banquillo se sienta un único acusado, el periodista José López Jaraba, que llegó a la dirección de RTVV sin ninguna experiencia audiovisual procedente de la prensa escrita, según admitió al responder a la fiscal de la causa, que pide su absolución. Jaraba sólo respondió a las preguntas del Ministerio Público y a su abogado. Pero esquivó las de las tres acusaciones (Generalitat, la CGT y Compromís), que piden para él de siete a ocho años de cárcel por los presuntos delitos de prevaricación, fraude y malversación.

Los hechos juzgados se remontan a 2006 (con Pedro García como director general, ya que Jaraba lo sucedió en 2009) cuando RTVV se lanzó a coproducir «Planta 25», estrenada en noviembre de ese año en las televisiones autonómicas y que sobrevivió hasta 2008 con un coste de 126.018,67 euros por capítulo. Frente a esta telenovela caída en el olvido, la popular serie «Amar en tiempos revueltos» tenía en sus inicios, en septiembre de 2005, un coste por capítulo de 56.000 euros. Su éxito hizo que elevara el caché hasta los 68.210 euros por episodio en 2013, según la pericial que CGT logró a golpe de recurso durante la instrucción.

En 2008 la Sindicatura de Comptes advirtió que la productora no había justificado costes por más de 1,7 millones por la coproducción de «Planta 25». Moreno no reconocía esa deuda. En 2010 Alba Adriática entregó otro espacio a RTVV, un programa de entrevistas y actuaciones llamado «De un tiempo a esta parte» a cambio de la deuda. La tesis que defiende Jaraba es que fue la mejor opción que se encontró entonces. «Se podía judicializar el tema y reclamar deuda a Alba Adriática, pero por la incertidumbre en el resultado y en el tiempo, se buscó una solución». Una decisión que, justificó, al venir avalada por cinco cargos intermedios en concreto, rubricó.

El exdirector de RTVV aseguró que, cuando llegó al ente, «nos encontramos una empresa en quiebra técnica, con 1.300 millones de deuda acumulada. No hubo un día que no se generara deuda, además de la crisis de reputación [de RTVV] por lo que fuera, por decisiones anteriores. Intentábamos que la empresa siguiera emitiendo» en medio de la anterior crisis económica.

Para apuntalar su inocencia, Jaraba aseguró que, «al mes de llegar yo, se aplicó una nueva normativa interna: los contratos que firmara la dirección general tendrían un montón de filtros previos para que el director general tuviera la certeza 100% de que lo que firmaba estaba bien hecho». Y añadió: «Me rebajé el sueldo un 18% y se lo bajé a todos los directivos. un 12-14%. Soy el único director general que ha minorado la deuda en 154 millones, según la Sindicatura de Comptes», como ejemplo de su presunta buena gestión. También negó conocer al empresario José Luis Moreno y haber intentado favorecerlo.

Aunque más de cinco horas de juicio no sirvieron para conocer qué persona se encargó de negociar la deuda de 1,7 millones que provocó la compra por Canal 9 del programa de refritos musicales «De un tiempo a esta parte». Por la sección cuarta desfilaron ocho cargos intermedios de TVV SA, incluida la directora entre noviembre de 2009 y junio de 2011, Lola Johnson, quien defendió que firmó la compensación porque «se cumplió todo el procedimiento». Nadie pudo aclarar cómo se llegó a este acuerdo con Alba Adriática SL sin un informe jurídico o de valoración económica.

À Punt hace campaña para volver al número 9 en los mandos de la tele

À Punt aprovecha la entrada de la nueva tecnología móvil 5G obliga a resintonizar los canales de la televisión para pedir a los telespectadores que recuperen el número 9 para la televisión valenciana, el lugar que ha ocupado históricamente. La campaña, con el nombre «Apunt al 9», invita a particulares y comunidades de vecinos a poner orden en el mando de la televisión durante el de cambio de frecuencias de la TDT hasta el 31 d'octubre.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats