Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un complicado inicio de curso con siete grandes retos para el Botànic

El Consell apuesta por reforzar los servicios públicos sin detallar con concreción cómo resolver la creciente crisis social y dónde aplicar recortes. Además de por la reconstrucción, la agenda política estará marcada por los nuevos presupuestos o el reparto de fondos

Un complicado inicio de curso con  siete grandes retos para el Botànic

Un complicado inicio de curso con siete grandes retos para el Botànic

El virus que sacude al planeta ha obligado al Botànic a replantear sus prioridades de cara al próximo curso. El covid ha pillado a todos con el pie cambiado y este mes de agosto, irremediablemente, no va a seguir las pautas de años anteriores. El repunte de contagios no lo permite. Verano atípico donde los haya. La mayoría de dirigentes políticos no podrá tomar vacaciones y a lo largo de agosto mantendrá su actividad habitual. De hecho, el próximo martes las Cortes celebrarán un pleno decisivo para afrontar la reconstrucción. Las previsiones de acuerdo político no se han cumplido y el Consell, a día de hoy, no ha conseguido el respaldo de la oposición para sacar adelante su proyecto para la recuperación económica de la Comunidad.

Vienen curvas en un otoño en el que la Generalitat debe tomar decisiones contundentes ante una economía que cae en picado y a la que se suma la disminución de ingresos. Apretarse el cinturón en un gobierno con tres patas que quieren ganar visibilidad y marcar perfil propio puede conllevar grandes riesgos y hacer saltar las chispas. La vuelta del verano va a estar marcada por la fórmula que utilizará Ximo Puig para capear el temporal y afrontar los poco halagüeños datos del paro, el turismo como problema estructural y la creciente crisis social. El discurso, hasta ahora, se ha basado en reiterar la necesidad de reforzar los servicios públicos, pero sin especificar hasta dónde llegará la subida de impuestos, dónde meterá la tijera y a quién dejará fuera.

Las consellerias de Bienestar Social, Vivienda, Educación o Sanidad están apretando las tuercas para aumentar sus recursos pese a que la Generalitat no tiene margen de maniobra con una deuda que no ha dejado de crecer. Es ahora cuando el Botànic tiene por delante un camino lleno de minas y se enfrenta, por tanto, a su verdadera prueba de fuego. Una vez transcurrida la temporada estival y abordadas las medidas concretas ante los brotes del coronavirus que se prevén durante este mes, el Botànic comenzará una etapa llena de desafíos enmarcados en una crisis sin precedentes. Además de la reconstrucción económica, sanitaria y social, la agenda política estará marcada por la estabilidad del pacto, el acercamiento de Ciudadanos al PSOE, la elaboración de los presupuestos autonómicos, el nuevo modelo de financiación por parte del Gobierno central, el debate de política general y también por los fondos europeos.

Reconstrucción

El pleno de las Cortes votará el martes las conclusiones de la comisión para la reconstrucción, que hasta el momento solo han sido apoyadas por los partidos del Botànic. El documento elaborado tras escuchar a 40 comparecientes tiene seis ejes preferentes de acción: reforzar los servicios públicos y aumentar la inversión en la sanidad pública, reactivar la economía, reclamar una financiación autonómica justa, nuevos impuestos, luchar contra el fraude fiscal y reformar el modelo productivo.

Estabilidad gubernamental

PSPV, Compromís y Podemos han acordado actualizar el pacto del Botànic para facilitar la reconstrucción social y económica tras el impacto causado por esta pandemia. La idea es avanzar en la optimización del trabajo de los grupos en las Cortes y engrasar la unidad de acción a todos los niveles, desde las bases hasta los cargos institucionales. Pese a los desencuentros entre el PSOE y Compromís que han provocado las últimas decisiones con motivo de las restricciones en pubs y discotecas, el viernes los grupos exhibieron unidad tras la reunión para la revisión del pacto. Aseguran los tres socios que el Botànic está indisolublemente blindado y que así lo evidencia el acuerdo para aceptar las aportaciones de la oposición a la hora de afrontar la reconstrucción. Sin embargo, Compromís y Podemos han elevado la tensión contra el PSOE por sus acercamientos a Ciudadanos y le han dejado claro que a la hora de afrontar la recuperación económica no se debe mirar hacia la derecha.

Pactos con Ciudadanos

El pacto de gobierno entre el PSOE y Ciudadanos en Xixona denota la sintonía que mantienen ambos grupos en las Cortes. El PSPV mantiene que el acercamiento de Toni Cantó responde a su voluntad de dialogar con todo el Botànic y no solo con el PSOE. También defienden los socialistas que al igual que el presidente ha sido capaz de sumar esfuerzos e implicar a los agentes sociales en la desescalada también hará lo propio con las diputaciones, los municipios y la oposición. El pacto en Xixona abre nuevas vías para mover ficha en un futuro y ahora todas las miradas se centran en la localidad de Pego donde la formación naranja está negociando con los socialistas para formar gobierno. Desde que estalló la pandemia, Inés Arrimadas se ha abierto a acuerdos con la izquierda, lo que ha aportado inestabilidad al equipo de gobierno de la Diputación, formado por PP y Cs.

Presupuestos autonómicos

Los grupos del Botànic ya tienen en mente la elaboración del presupuesto autonómico de 2021 en lo que va a ser su año más complicado como consecuencia de esta crisis. El Consell se ha marcado el reto de sacar adelante estas cuentas dando una imagen de estabilidad. Entre los desafíos más urgentes está la sanidad para aligerar el sistema ante el estrés que ha sufrido en los últimos cuatro meses; la educación como mecanismo igualitario y, como tercer eje, el modelo económico a través de un proceso de reindustrialización. Entre las metas más prioritarias se incluye la de luchar contra el cambio climático y la economía sumergida. La Generalitat ya defiende que estos tres han sido los pilares que han marcado su gestión durante el estado de alarma y destaca la contratación de mil personas para ayudar en el rastreo de los nuevos casos positivos por coronavirus y tratar de frenar cualquier posible brote o la construcción de tres hospitales de campaña con capacidad para 1.100 camas en València, Alicante y Castellón para atender una segunda oleada. En el aspecto educativo, la Comunidad movilizará 207 millones extraordinarios y contratará a 4.374 docentes más para el próximo curso. La Conselleria de Educación liberará unos fondos extraordinarios de 207 millones de euros para los centros públicos y concertados con el fin de afrontar el próximo curso escolar y contratar a 4.374 maestros y profesores más.

Nuevo modelo de financiación y relación con Madrid

Una de las piedras centrales de la legislatura es el nuevo modelo de financiación autonómica, un problema que ha llevado a la Comunidad a arrastrar un déficit crónico y que ahora resulta imprescindible para obtener más recursos y combatir en igualdad de condiciones la crisis. La Generalitat necesita que el Ejecutivo de Pedro Sánchez abra el melón de la financiación cuanto antes porque sigue siendo la peor financiada. Las cantidades por habitante que recibe son doce puntos inferiores a la media de las comunidades autónomas y más de 30 por debajo del territorio mejor financiado. El Ministerio de Hacienda se ha comprometido a presentar en noviembre un primer esqueleto de reforma del sistema. Así lo confirmó Pedro Sánchez. Desde la Comunidad las reivindicaciones no cesan y, de hecho, el pleno de las Cortes también aprobó que el Consell inste al Gobierno de España a presentar una propuesta de reforma del sistema de forma urgente. El acuerdo reclama también mecanismos de compensación mientras llega la nueva financiación.

Política general

El debate de Política General tendrá lugar la tercera semana de septiembre para valorar el estado de la Comunidad. El Consell realizará ante las Cortes una declaración de política general, que será seguida de debate y que podrá concluir con la aprobación de resoluciones enmarcadas en la crisis del coronavirus y condicionadas por el reparto de fondos.

Fondos de Europa

El Consell confía en recibir unos 14.000 millones de euros en seis años tras el acuerdo alcanzando en la Unión Europea para poner en marcha un billonario plan de recuperación económica tras la pandemia. En las Cortes, los grupos han hecho un frente común para exigir que la Comunidad tenga voz en el acuerdo europeo y pueda por lo tanto dar su valoración sobre el reparto del dinero que llegue a España. El pasado viernes Ximo Puig afrontó la conferencia de presidentes autonómicos con el objetivo de que el Gobierno apueste por unos criterios claros en la distribución. Puig pidió que la equidad que España reivindicó en Europa para el reparto de fondos por el covid se traslade ahora al ámbito español, y que el plan de reconstrucción genere una mayor convergencia de rentas entre las autonomías.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats