Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oltra antepone unos presupuestos «botànicos» a lograr el consenso con grupos de la oposición

La vicepresidenta se desmarca de la línea de Ximo Puig y defiende unas cuentas expansivas para 2021 que prioricen «la vida de las personas» - La líder de Compromís reclama una «gran inversión» económica para reforzar las políticas sociales ante el virus

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, en la rueda de prensa tras el pleno del Consell.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, en la rueda de prensa tras el pleno del Consell. EFE / Ana Escobar

«Primero va el qué y después el quién». La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, lo tiene muy claro. Las cuentas que elabore el Consell para 2021 será los «presupuestos de la pandemia o, siendo optimistas, de la postpandemia», pero lo primero es dotar a la Comunidad Valenciana de un proyecto político para afrontar la reconstrucción y evitar el impacto del coronavirus. Y después, si llega, llegará la unidad en las Cortes. Para Oltra, que ayer volvía a dar cuenta de una reunión del Consell al regreso de las vacaciones, «cultivar el consenso en las Cortes» está bien y «cuanta más unidad mejor», pero si no se parte de la «esencia botànica», de los principios que pusieron en pie el Pacto y el Govern del Botànic, no habrá acuerdo posible con los partidos de la oposición, el PP y Ciudadanos, que, de momento, han tendido su mano para sacar adelante los presupuestos de 2021.

La forma con la que Mónica Oltra definió ayer el marco en el que se debe definir la concepción de las cuentas generales para el año que viene no solo dejó fuera del círculo los ofrecimientos de los dos partidos de la derecha. Con sus palabras, la vicepresidenta también estaba distanciándose de los mensajes lanzados, estos últimos días, tanto por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, como el síndic del PSPV en las Cortes, Manolo Mata. Ambos se han mostrado partidarios de que los próximos presupuestos sigan la estela de los tres pactos por la reconstrucción firmados con los agentes sociales, con otras instituciones (diputaciones y ayuntamientos) y con la gran mayoría de grupos parlamentaros (salvo Vox). Para desarrollar la «hoja de ruta de la reconstrucción» hay que dotarla de contenido económico, de un dinero que solo y únicamente -con una mayor o menor financiación por parte del Estado y de los fondos europeos-, saldrá de los presupuestos para 2021.

En una mañana en la que Oltra tuvo pleno del Consell, luego acudió a las Cortes a defender un decreto, y más tarde, dio cuenta ante los medios de comunicación de las decisiones del gobierno valenciano, como mucho, la portavoz aventuró ayer que los presupuestos de 2012 serán «expansivos», término utilizado por Ximo Puig, para lo que todos los departamentos de la Generalitat «están trabajado» para entregarlos a las Cortes antes de acabar octubre.

Servicios sociales

Mónica Oltra también avanzó cuales deberían ser las prioridades de unos presupuestos marcados por la pandemia, como medidas para mitigar el impacto social, una «gran inversión y refuerzo en servicios sociales, en la Renta Valenciana de Inclusión, en los servicios a domicilio, en ayudas a personas con problemas de salud mental». En definitiva, apoyar «la reconstrucción del tejido productivo», unos principios que, según Oltra, son los que «han caracterizado al Botànic durante estos años». A partir de ahí, «bienvenidas todas las fuerza políticas que se unan a un proyecto político que sitúa en el centro a las personas, sus vidas y su dignidad. Cuantos más se unan al carro botànico, mejor», agregó la vicepresidenta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats