Los mismos candidatos que pasaron el filtro de los avales, las mismas candidaturas y trece días de campaña electoral por delante para pedir el voto a los 1.650 afiliados de pleno derecho que Vox tiene en la provincia de Alicante actualmente. La síndica en las Cortes, Ana Vega -presidenta actual de la gestora provincial que lleva funcionando desde marzo de 2019-, y el abogado Rafael Ramos -que tiene el apoyo del diputado nacional, Manuel Mestre-, han confirmado que se han presentado de nuevo a las primarias convocadas por la dirección del partido que lidera Santiago Abascal, un proceso electoral interno que se anuló en tres provincias españolas -además de Alicante, en Málaga y Jaén-, una vez que la militancia ya había votado, y después de "haber constatado la existencia de infracciones de normas internas que han enturbiado el proceso electoral”.

Ana Vega y Rafael Ramos se volverán a enfrentar en un proceso que destacó por numerosas irregularidades, donde ya no podrá aspirar el tercer candidato, Pascual Moxica, que no logró superar el mínimo de 165 avales (el 10% de 1.650) que exigía el comité electoral. Los dos candidatos acuden de nuevo estas primarias sin realizar ningún cambio en sus candidaturas. En el caso de Ana Vega, su lista está formado por dos diputados autonómicos como ella, David García y Miguel Pascual, e incorpora como novedades a Mireia Moya (edil de Santa Pola), Paqui Parreño y Oscar Castillo. Mientras que Rafael Ramos está acompañado por el diputado en el Congreso, Manuel Mestre, que se presenta como vicepresidente, como secretaria figura Esther Mendiola (de Elda), y como vocales Samuel Ruiz (de Elche), Gonzalo Montoya (de Orihuela) y Juan Ramón Sabater (de Novelda).

Para esta nueva campaña, el comité electoral permite que los votos se puedan emitir entre el 9 y el 13 de octubre, aunque los resultados definitivos se proclamarán el día 23 de octubre, diez días después de que los militantes al corriente de pago puedan expresar su voto. Desde la dirección del partido ultra, ahora abogan por una “proceso electoral limpio, libre y democrático".

Ataques constantes

En la anterior ocasión, según reconoció la propia cúpula nacional deVox, los candidatos hicieron uso de las redes sociales "para atacarse" y eso no cumple con la exigencia del partido de tener procesos electorales "limpios y respetuosos". "El proceso electoral debe ser limpio y respetuoso, todos debemos dar un buen ejemplo", reclaman desde la dirección del partido.

Vox convocó elecciones primarias en las 19 provincias en las que cuenta con más de 500 afiliados. En 12 de ellas solo hubo una candidatura que logró reunir los avales necesarios y por tanto no hizo falta votación. De las siete restantes, solo se pudo culminar el proceso en cuatro de ellas, ya que en Alicante, Málaga y Jaén se decretó la anulación parcial de las primarias. En Alicante se produjeron acusaciones cruzadas entre candidatos, sanciones del comité organizador a los aspirantes, bajas de militantes y la impugnación de todo el proceso electoral, con un recurso que sigue su tramitación por otra vía.